Lecturas robadas

El lugar de los libros aparte de las bibliotecas y las librerías es ante todo, como ningún otro, los libros. Dentro de ellos aparecen, intervienen, organizan la acción. Cómo llegan a ellos los personajes o por qué puede incluir muchas posibilidades. La del hurto es una variedad curiosa que en el fragmento de la novela de Bolaño Los detectives salvajes, que hoy publica Libro de arena, ocupa el centro de los intereses del narrador. La odisea que lo lleva de librería en librería tiene un fin: robar libros.



9 de diciembre

La mafia de los libreros mexicanos no desmerece en nada a la mafia de los literatos mexicanos. Librerías visitadas: la Librería del Sótano, en un sótano de la avenida Juárez en donde los empleados (numerosos y perfectamente uniformados) me sometieron a una vigilancia estricta y de la que pude salir con un libro de poemas de Roque Dalton, uno de Lezama Lima y uno de Enrique Lihn. La Librería Mexicana, atendida por tres samuráis, en la calle Aranda, cerca de la plaza de San Juan, en donde robé un libro de Othón, uno de Amado Nervo (¡magnífico!) y uno muy delgadito de Efraín Huerta. La librería Pacífico, en Bolívar con 16 de Septiembre, en donde robé una antología de poemas norteamericanos traducida por Alberto Girri y un libro de Ernesto Cardenal. Por la tarde, después de leer, escribir y coger un poco, la librería de viejo Horacio, en Correo Mayor, atendida por dos gemelas, de donde salí con una novela de Gamboa, Santa, para regalársela a Rosario, con una antología de poemas de KennetjFearing traducida y prologada por un tal doctor Julio Antonio Vila, en donde habla de forma más bien imprecisa y llena de interrogantes acerca de un viaje que el poeta Fearing hizo a México en la década del cincuenta, “viaje ominoso y fructuoso”, dice el doctor Vila, y con un libro de budismo escrito por el aventurero de Televisa Alberto Montes. En lugar del libro de Montes yo hubiera preferido la autobiografía del ex campeón mundial de peso pluma Adalberto Redondo, pero uno de los inconvenientes de robar libros-sobre todo para un aprendiz como yo- es que la elección está supeditada a la oportunidad.


Fragmento de Los detectives salvajes,

de Roberto Bolaño.


Barcelona, Anagrama, 1998




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Lewis a través de la lente