viernes, 3 de mayo de 2013

Simenon: su vida, su trabajo

Libro de arena comparte un comentario sobre Georges Simenon, el escritor francés que inmortalizó al emblemático detective Jules Maigret, que sigue de cerca la línea de las correlaciones que unen ambas figuras, la real y la ficcional.


Por Alvar Torales


George Simenon nació en 1903 y murió en 1989; en cambio, Jules Maigret nació alrededor de 1930 ya con 45 años aproximadamente y, si bien un tanto olvidado en éstos tiempos, no se puede decir que haya muerto.

No son éstas las únicas diferencias entre Simenon y Maigret (quien perdió su nombre de pila con el transcurso del tiempo que hasta parece desconocerlo su propia mujer).

G.S. inicia su vida literaria frecuentando círculos de artistas bohemios apegados al alcohol, el sexo y las drogas ("La Coque"). Maigret, después de una infancia en un castillo donde su padre era mayordomo y un frustrado intento de estudiar medicina, comienza su carrera policial como agente de rondas.
Simenon se ufana de sus éxitos amorosos -Josephine Baker entre ellos- y asegura haber tenido más de mil encuentros con prostitutas. Maigret tiene un solo gran amor: su burguesa, hacendosa y silenciosa esposa "hasta que la muerte los separe"

Simenon tiene una hija, Marie-Jo, quien se suicida a los 25 años, lo que perturba el ánimo del escritor. El Comisario vive resignadamente la frustración de no haber tenido hijos.

Georges Simenon fue acusado y procesado, al fin dela Segunda Guerra Mundial, como colaboracionista (su hermano era públicamente filo-nazi). Es cierto que fue absuelto. Pero Maigret jamás fue sospechado de nada, aunque también es cierto que muchas veces ha llegado a hacer la vista gorda al dar su propia visión a las causales del hecho que investiga y hasta considerar innecesaria la aprehensión del delincuente.

Podríamos encontrar una similitud en el estilo literario directo y sin florituras de Simenon con el método simple y llano que emplea Maigret en su investigación. Si bien no desprecia los métodos científicos, siempre pone el acento en comprender al otro, en lo psicológico, en el lugar condicionante, en definitiva, humaniza la pesquisa. "Con Maigret no son tan importantes los hechos sino cómo suceden".

Simenon fue, merecidamente, un escritor reconocido por la crítica literaria, al punto que André Gide lo consideró como el más directo heredero del modo realista de Balzac. El prestigio de Maigret no supera el ámbito de la P.J. de París. Quizás recordando sus inicios como estudiante de medicina alguien afirmó: "Sherlock Holmes es el patólogo, Maigret el médico de familia".

Muchas disparidades entre el célebre escritor y el inolvidable comisario, tal vez por eso el mismo George Simenon dijo "escribir no es una profesión sino una vocación de infelicidad".

Seguramente no tendrán cabida en ninguna de ambas las vidas paralelas pero, ¿no estaremos ante el héroe y el villano desdoblados de uno solo?

1 comentario:

  1. Muy interesante! Y sí puede ser.. en cierta forma muchos escritores reflejan en sus personajes de ficción, rasgos, características, cualidades (y hasta defectos) que asimilan como propios de su personalidad.
    Está muy buena la nota!
    Saludos!

    ResponderEliminar