viernes, 26 de mayo de 2017

Agenda de actividades del Programa Bibliotecas para armar de la semana del 29 de mayo al 2 de junio






AGENDA DE LA SEMANA DEL 29 DE MAYO AL 2 DE JUNIO

LUNES 29 DE MAYO
15 HS:
EL FUEGO DE LA PASIÓN ETERNA. En el mes de mayo nos dedicamos a conocer las historias de amor de Juan Rulfo, Octavio Paz y Frida Kahlo. En esta oportunidad, nos encontraremos con las distintas versiones de la pasión más antigua de todas: la leyenda de amor entre los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl.
Actividad para asistentes a la institución.
Biblioteca “Misteriosa Buenos Aires” del Hogar San Martín -Av. Warnes 2650, Paternal
  
18 HS:
LITERATURA SIN FRONTERAS. Como parte del ciclo “Encuentro con escritores que también escriben literatura infantil y juvenil”, Mario Méndez entrevista a Vicente Muleiro. Autor de varios libros de poesía, entre ellos Boleros y De puños y letras, además de las novelas Sangre de cualquier grupo y Cuando vayas a decir que soy un tonto. Es autor también del reconocido trabajo de investigación periodística El dictador: la vida secreta y pública de Jorge Rafael Videla, en colaboración con María Seoane. Y dentro de la literatura infantil y juvenil, se destacan Don Perro de Mendoza, Los cachorros de Don Perro y Cacao del mar.
Biblioteca “La Nube” – Jorge Newbery 3537, Chacarita
18 HS:
SEMINARIO GRATUITO DE NARRACIÓN ORAL Y LECTURA EN VOZ ALTA. Capacitación en narración oral, destinada a referentes de bibliotecas, docentes y aquellos interesados en incentivar la lectura en niños, adolescentes y adultos. A cargo de Paula Martín.
Actividad con inscripción previa.
Biblioteca “José Hernández” del Banco Ciudad – Av. Boedo 870, Boedo

MARTES 30 DE MAYO
18 HS:
SEMINARIO GRATUITO DE NARRACIÓN ORAL Y LECTURA EN VOZ ALTA. La propuesta tiene como eje la articulación entre la literatura, la lectura, la actitud lúdica y la oralidad; el entrenamiento vocal y corporal.  A cargo de Diana Tarnofky.
Actividad para con inscripción previa.
Biblioteca “Ricardo Güiraldes” - Talcahuano 1261, Recoleta

19 HS:
LEONARDO FAVIO Y EL CINE: SINFONÍA DEL SENTIMIENTO.  En esta ocasión se analizará el cuento “El dependiente”,  de Zuhair  Jury.  Coordina: Mario Méndez.
Biblioteca “Alberto Gerchunoff” de la Sociedad Hebraica Argentina – Sarmiento 2233, Balvanera
  
MIÉRCOLES 31 DE MAYO
15 HS:
LAS TIERRAS DE RULFO. La presencia de los paisajes mexicanos se encuentra en Rulfo tanto en sus escritos como en sus fotografías. En esta propuesta iremos buscando relaciones entre distintos relatos latinoamericanos y las imágenes de los escenarios en los que transcurren.   
Biblioteca "Ofelio Vecchio" del Club Nueva Chicago - Lisandro de la Torre 2288, Mataderos

JUEVES 1 DE JUNIO
14 HS:
ACUSACIÓN ABIERTA. A partir de la “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar”, de Rodolfo Walsh, y del subgénero literario en que se inscribe, de denuncia y pedido de justicia, se explorarán algunas de las más célebres cartas abiertas de la historia. En esta oportunidad, se trabajará plásticamente con la técnica de collage a partir de la lectura previa de la “Carta abierta a los pintores demagogos de México”, de Rufino Tamayo.
Biblioteca “Silvina Ocampo” del Hogar de Día N° 20 - Tronador 4460, Saavedra.

17 HS.:
CAPACITACIÓN EN ESTRATEGIAS DE ANIMACIÓN A LA LECTURA Y PROMOCIÓN DE LA BIBLIOTECA. Un espacio a partir del cual los participantes pueden investigar, incorporar y poner en práctica los instrumentos que ofrecen las diferentes manifestaciones artísticas, en su articulación con el diseño de estrategias de promoción de la lectura. Coordina: María Trombetta.
Actividad con inscripción previa.
Biblioteca “Del Barco Centenera” – Venezuela 1538 - Monserrat

17.30 HS:
SEMINARIO GRATUITO DE NARRACIÓN ORAL Y LECTURA EN VOZ ALTA. Capacitación destinada a referentes de bibliotecas, docentes, y aquellos interesados en incentivar la lectura en niños, adolescentes y adultos. A cargo de Diana Tarnofky.
Actividad con inscripción previa.
Biblioteca “Baldomero Fernández Moreno” – Concepción Arenal 4206, Chacarita

VIERNES  2 DE JUNIO 
9.30 HS:
LIBROS MARAVILLOSOS. Al igual que Alicia en el país de las maravillas nos deslizamos por una madriguera para conocer a los personajes del cuento a través de distintas versiones y ediciones.
Actividad para asistentes a la institución.
Centro de Primera Infancia "Lunita" - Lisandro de la Torre 4548, Villa Lugano
  
10 HS:
OTOÑO DE CUENTOS Y POEMAS. Abriremos la puerta del recreo con cuentos y poemas para los chicos de 3° grado que visitan la Biblioteca. A cargo de Diana Tarnofky
Actividad para alumnos de la Escuela 25 DE 12 “Alfredo Zunda”.
Biblioteca “Ciencia y Labor” – César Díaz 2543, Villa Santa Rita

14 HS:
NUEVOS ESPACIOS DE LECTURA EN EL HOSPITAL MUÑIZ. Encuentros de trabajo en articulación con los profesionales de la salud del Hospital Muñiz. El objetivo es evaluar y diseñar estrategias para la implementación y promoción de espacios de lectura en las diferentes áreas, que estarán a disposición de pacientes, familiares acompañantes y trabajadores. En este encuentro, narraremos historias con música en la sala de internación pediátrica.
Actividad para asistentes a la institución.
Hospital Muñiz - Uspallata 2272, Parque Patricios

17.30 HS:
CAPACITACIÓN PARA AUXILIARES DE BIBLIOTECAS COMUNITARIAS: En este nuevo encuentro de la Capacitación, la docente y narradora Diana Tarnofky compartirá con los participantes las herramientas que ofrece la Narración Oral como disciplina de promoción de la lectura.
Biblioteca Ricardo Güiraldes – Talcahuano 1261, Recoleta.



Horacio Convertini:"Yo disfruto cuando escribo, aun escribiendo las tramas más crueles que uno pueda imaginar."

¿Cómo es el paso de ser lector, como único vínculo con la literatura, a ser todo lo demás? Escribir, editar, publicar, hacerse conocido. De ese mundo habla Horacio Convertini en la charla del ciclo "Literatura sin fronteras". Pero también del pasaje de la literatura para adultos, de la especificidad del policial negro, hacia la literatura infantil y juvenil. En la conversación con Mario Méndez, el escritor contó acerca de su relación con el periodismo como traza que signa su escritura; habló de la necesidad de corregir, revisar, dejar reposar, tomar distancia del texto propio, tanto como del valor de los universos ficcionales, desligados del dato “real”. La segunda parte aparecerá el viernes próximo.



Mario Méndez: Buenas tardes. ¿Cómo están? Acá estamos, una vez más, a pesar de la lluvia. Acá estamos, haciendo una entrevista más del Ciclo Literatura sin Fronteras, con Horacio Convertini. Muchas gracias por haber venido.

Horacio Convertini: Gracias a ustedes por la invitación.

MM: La verdad es que es un placer entrevistarte. Siempre comenzamos con una breve biografía y después van saliendo los temas. Horacio Convertini es periodista y escritor. Empezó escribiendo y publicando para adultos, y luego hizo su aparición en el mundo de la literatura infantil y juvenil. Ha sido muy premiado internacionalmente y a nivel nacional. Entre sus obras para adultos, podemos mencionar, El último milagro, de 2013,  ganadora del premio Extremo Negro; La soledad del mal, del 2012, ganadora del Premio Internacional de Novela Negra y Policial Azabache, y del Memorial Silverio Cañada, de la Semana Negra de Gijón, España. (Ustedes saben que ese es sin duda el premio más importante de novela negra en español). También publicó El refuerzo, en 2008, Los que están afuera, que es una colección de cuentos, premiada por el Fondo Nacional de las Artes en 2008. Y, también (acá viene la parte de infantil y juvenil), El misterio de los condenadosTerror en Diablo Perdido, La noche que salvé el Universo, La leyenda de los invencibles… Una de ellas, Terror en Diablo Perdido, fue ganadora del Premio Sigmar de 2013. Es muy futbolera, además. Esa es una de las cosas que nos juntan, aunque él no tiene la suerte de ser de River. En una entrevista ha dicho: “Soy el Buffarini de las Letras. A veces puedo acertar un buen centro, pero la banda derecha te la voy a cubrir seguro”. (Para los que no son futboleros, después se lo traducimos). Esa frase me parece buenísima, futbolística y humorísticamente. Para las chicas que no siguen el fútbol, o los varones que tampoco, Buffarini es un esforzado lateral derecho. Un cuatro, que en el fútbol es el puesto más duro y esforzado.

HC: Exacto.

MM: ¿Cómo fue tu paso de la novela policial dura para adultos, a la literatura para niños y jóvenes?

HC: No fue un paso en el sentido premeditado, de decir “yo soy esto, a partir de mañana voy a ser esto otro también”, porque todo se dio en una época mía de mucha producción literaria. En esa época yo escribía casi con desesperación, con la certeza y la desesperación de una persona que siente que tiene el reloj en contra. ¿Por qué digo esto? Yo empecé tarde a escribir. Si bien, me manejé con la palabra y el lenguaje siempre, porque soy periodista gráfico desde el año ’83, y siempre trabajé en diarios o revistas, en todo lo que no fuera el trabajo con la información, no pasaba de ser alguien que escribía en la soledad de su casa, rompiendo casi todo lo que escribía y con cierto pudor de mostrarlo. En ese proceso bastante íntimo y privado de producción y destrucción simultáneas, pasó un personaje de historieta, pasaron los guiones de dos películas, pasaron un montón de cosas. Finalmente, a los cuarenta y cinco años (ya tengo cincuenta y seis), veo que sobrevivieron siete u ocho cuentos para adultos. Y ahí decido dar el primero de una serie de pasos que fueron trascendentes, y que fue mostrar lo que había escrito, no tener vergüenza. Elegí a un ex compañero de trabajo, escritor también, Alejandro Caravario, al que admiro. Le dije que había escrito esas cosas, que me dijera si le parecían una porquería y tenía que dedicarme a otra cosa. A él le gustó lo que yo había hecho, y en ese momento él era el responsable de una revista de baja circulación pero que tenía mucho prestigio, vinculada al fútbol. Y me publicó uno de esos cuentos, un cuento futbolero. A partir de ahí empecé a sondear qué era el mundo de la literatura, por dónde podía entrar. Hasta ese momento (estamos hablando del año 2005, aproximadamente), mi única relación con la literatura era como lector. No conocía a escritores, ni a editores, ni a editoriales, ni nada. Mi único vínculo era como lector. En el año 2006 suceden dos cosas claves: primero, un compañero, Hernán Firpo, que también es escritor y estaba como yo en proceso de búsqueda y de crecimiento, me da un volante con la dirección de un taller literario. Yo no quería ir, pensaba que era una especie de ejercicio de psicodrama. Él me da el volante y me dice que está el mail del escritor, que le escriba. El escritor era Pablo Ramos. Yo no había leído nada de él, y compré un libro con sus cuentos, Cuando lo peor haya pasado. Lo leo, y le escribo. Le digo que no quiero ir a un taller literario colectivo, porque me da vergüenza, y que prefiero ir a un taller en solitario, mano a mano. Me dijo que fuera a la casa. Voy una mañana, llevo esos cuentos que habían sobrevivido, y algunos más que había escrito en esa época, los lee y me dice que vaya al miércoles siguiente. Empezamos a trabajar esos textos y en ese momento fue como si me hubieran sacado un tapón. Empieza a salir una chorrera de ideas y de cosas, empiezo a levantarme a las cuatro de la mañana a escribir… una locura. Y en esa producción, que fue muy intensa, surgió también la literatura infantil. Fue en simultáneo a la novela negra y a los cuentos violentos que trabajan sobre la oscuridad del alma humana. Y lo primero que sale, casi como una prueba piloto, es la novela La leyenda de los invencibles, que terminó publicando SM. Yo tenía una idea de novela futbolera para chicos, casi como una manera de homenajear a mis amigos de la adolescencia y de la infancia, poniéndolos como protagonistas. Después de escribir el primer borrador, en un concurso literario me crucé con una experta en literatura infantil santafesina que se llama Beatriz Actis. Ella es una muy buena escritora santafesina, editora, además académica. Le mandé la novela y ella me hizo una devolución muy elogiosa, me sugirió algunos elementos para reforzarla, puntualmente, el redondeo de algunas subtramas. Lo hice. Soy bastante disciplinado y confío mucho en la mirada del otro, sobre todo si es alguien a quien respeto. La presenté en El Barco de Vapor, el concurso de SM, y una tarde me llama Laura Leibiker, que era la editora de ese entonces (ahora está en Norma), y me dice que tiene una buena noticia: que no gané el premio, pero que fui finalista codo a codo con Liliana Bodoc, nada menos. Esa es la parte de mala suerte que uno tiene. Que juste se presente Liliana Bodoc y te gane con El espejo africano. Laura me dijo que había estado muy cerca y que querían publicarme. Para mí fue un gran honor, un gran orgullo. La novela se publicó, ya tiene más o menos ocho años dando vueltas, se sigue leyendo y vendiendo muy bien. Me dio muchas alegrías y satisfacciones y no para, lo cual es un gran gusto. A partir de ahí, me di cuenta de que había otra disciplina en la que podía avanzar. El problema: que iba a tener que hacer un gran esfuerzo para contener mi costado oscuro, violento, y proclive a las tramas que se resuelven a balazos. (Risas).
MM: ¿Y qué leías? Me imagino que sos muy lector de novela policial, Ramos y demás… ¿pero de literatura para chicos?

HC: Nada, absolutamente nada. Porque estaba fuera de mi universo de intereses inmediato. Tampoco soy un especialista en literatura negra. No los leí a todos.  Leo más ahora que cuando era solo un lector. No era un lector con un método definido. Por ahí, el método más definido era encontrar el libro más barato en las mesas de saldos de Corrientes. En una época, en los años noventa, los libros de Simenon (un belga, uno de los grandes autores de novela negra del siglo pasado) estaban en las librerías de Corrientes a un precio baratísimo… Entonces leía mucho Simenon. Era una especie de método dirigido por el bolsillo. Me pasaba con Vázquez Montalbán, con Graham Greene. Cuando Tusquets empezó a editar novelas de Simenon en ediciones caras, que no estaban en la camada que había venido en los noventa, lo seguí leyendo. Seguí ratificando que es un autor notable. Era y sigo siendo un lector bastante caótico. Pero no leía literatura infantil. Mi hijo más grande había completado ya su ciclo de educación primaria y secundaria, y prácticamente no recuerdo qué plan de lectura tuvo. Si es que tuvo. Creo que debe haber tenido, pero no lo recuerdo. Con el más chico estoy más atento, porque su ciclo educativo estuvo pegado al mío como escritor de literatura infantil y juvenil, entonces le pregunto qué lee y qué deja de leer.

MM: Me llama la atención, pero algo imaginaba… No sos docente, sí sos periodista. Y hay un cuento que leí hace poquito, “La propina” que lo recomiendo... ¿En qué libro está?

miércoles, 24 de mayo de 2017

Agenda semanal de actividades literarias

Todas las semanas el programa Bibliotecas para armar selecciona una serie de actividades gratuitas desarrolladas por distintas instituciones destinadas a promover la relación con el libro y la lectura.



Miércoles 24

Augusto Roa Bastos. El supremo guionista
Inauguración de la exposición Augusto Roa Bastos. El supremo guionista, donde se exhibirán los afiches de las películas que escribió el famoso autor paraguayo durante su estancia en Buenos Aires. Participan Mirta Roa, hija del escritor y directora de la Fundación Roa Bastos, y el presidente de la Fundación, Antonio Carmona.
A las 19 hs.
Biblioteca Nacional, Plaza del lector Rayuela, Agüero 2505

Rodolfo Walsh. Los oficios de la palabra
Homenaje al periodista y traductor argentino al cumplirse 60 años de la publicación de esa, su obra más famosa.
Marzo - Julio 2017 |
Biblioteca Nacional, Sala Leopoldo Marechal, Agüero 2505


Viernes 26

El soñador
Inauguración de Pablo de Bella. Una obra lúdica, original y muy potente. Historias anidadas, sueños que se mezclan con la vigilia y la constante duda. Un mundo pictórico deliciosamente creado en óleo para renovar el repertorio onírico que conocimos con Magritte, Giorgio de Chirico y Hopper. Un regreso al surrealismo local, a la escuela clásica de ilustración, reflexiva y primigenia, siempre vigente, que logra imágenes entrañables.
A las 18:30 hs.
Librería del Fondo y Centro Cultural Arnaldo Orfila Reynal, Sala Tina Modotti, Costa Rica, 4568

Foros del Espacio Literario Juan L. Ortiz
Poesía visual y experimental. Participan: Rodolfo Alonso, Hilda Paz, Fabio Doctorovich, Luis Pazos y Claudio Mangifesta.
A las 19 hs.
Casa Lugones (SADE), Uruguay 1371


Sábado 27

Déjalo Beat. Insurgencia poética de los años 60
La muestra recorre el derrotero artístico de los beatniks porteños: Ruy Rodríguez, Reynaldo Mariani, Néstor Sánchez, Victoria Slavuski, Gianni Siccardi, Poni Micharvegas y Sergio Mulet, entre otros, impulsores de una literatura urbana, autorreferencial y confesional.
Marzo - Julio de 2017 |
Museo del libro y de la lengua, Auditorio David Viñas, Av. Las Heras 2555

Verboamérica
Curadores: Andrea Giunta y Agustín Pérez Rubio
Catálogo Verboamérica se presenta como un proyecto integral del museo. Junto con la nueva exposición, se editó un catálogo de 380 páginas -en doble edición español e inglés-, que incluye un glosario de términos clave que se vinculan con las obras de la Colección y provienen de la experiencia artística, social y cultural de América Latina.
Glosario. El catálogo abre con un glosario que contendrá términos, nomenclaturas y definiciones que puedan pensarse como parte de un vocabulario propio, latinoamericano. En este sentido, Verboamérica se propone como una reescritura posible de la historia moderna y contemporánea de América Latina.
Malba, Av. Figueroa Alcorta 3415


Martes 30

Juan Rulfo. En la tierra de las voces
La muestra recuerda al escritor mexicano autor de Pedro Páramo y El llano en llamas al cumplirse cien años de su nacimiento.
Abril - Julio de 2017 |
Biblioteca Nacional, Sala Leopoldo Lugones, Agüero 2505


Convocatorias

Primer Concurso Nacional de Poesía EMR (Argentina)

Género: Poesía
Premio: $30.000 y edición
Abierto a: escritores nacidos o residentes en Argentina
Entidad convocante: Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario
País de la entidad convocante: Argentina

Fecha de cierre: 31 de mayo de 2017
Más información: aquí

martes, 23 de mayo de 2017

Entrevista a Vicente Muleiro

Continúa el ciclo "Literatura sin fronteras" en La Nube. El próximo lunes 29 de mayo el invitado será el escritor y periodista Vicente Muleiro. ¡Los esperamos!





Los procesos técnicos en la Biblioteca del Congreso de la Nación

El viernes 12 de mayo los participantes de la Capacitación para Auxiliares de Bibliotecas comunitarias visitaron la Dirección de Procesos técnicos de la Biblioteca del Congreso de la Nación. Allí fueron recibidos por Cecilia Izquierdo, Subdirectora de Procesamiento bibliográfico, y Luis Pestarini, Subdirector de adquisiciones. Compartimos aquí una síntesis de lo conversado con ellos.


El título de esta comunicación es los Procesos Técnicos en la Biblioteca del Congreso y el propósito es tomar el concepto de “proceso técnicos” en su sentido más amplio, o sea no como algo acotado a la catalogación y la clasificación, sino como el proceso total que incluye, en primer lugar, la selección y adquisición de los materiales bibliográficos.
En esta ocasión se comentarán algunas particularidades que se presentan en la Biblioteca del Congreso en cuanto a la selección y adquisición de documentos ya que el carácter de ingreso del material en la BNC es variado y particular y contempla no solamente la compra, el canje y la donación que son los conceptos clásicos en la mayoría de la bibliotecas, sino que además incluye el ingreso por el llamado Depósito Legal y porque es depositaria de las publicaciones de los Organismos Internacionales.

Comisión de Alta y Baja patrimonial

En primer lugar es necesario decir que en la Biblioteca del Congreso funciona una Comisión de Alta y Baja patrimonial integrada por directores de diversas áreas de la Biblioteca. Esta Comisión tiene como finalidad seleccionar y supervisar todas las incorporaciones de material bibliográfico que ingresan a la Biblioteca por las diversas modalidades. Es decir que no se incorpora todo el material que se recibe sino que se selecciona de acuerdo a los perfiles de los usuarios y a las características de las distintas colecciones. La Biblioteca del Congreso cuenta con más de 50 destinos o colecciones diferentes. Algunas de ellas son la Colección General, la Sala Multimedia, la Colección Infanto Juvenil, las Colecciones Especiales que incluyen la Colección Reservada, la Biblioteca Peronista y la Biblioteca de Juan María Gutiérrez, la Hemeroteca, la Biblioteca Móvil Multimodal, etc. Todas estas colecciones tienen características y usuarios particulares y se diferencian claramente unas de otras.
En cuanto a los criterios de selección se pueden mencionar por ejemplo que no se incorporan más de 3 ejemplares de una obra en una misma colección, ni se incorpora material obsoleto como libros de temas científicos o tecnológicos que se encuentren desactualizados, ni material escrito en idiomas que no son manejados a nivel general por nuestros usuarios. Tampoco se incluyen libros de prédica religiosa, pero sí los que son de dogma, como la Biblia o el Corán y comentarios e interpretaciones de los mismos.

Compra

La selección de material para la compra se hace a partir de los pedidos de los lectores, de los pedidos de las distintas áreas de la Biblioteca y de las propuestas de la Dirección de Procesos Técnicos, que tiene a su cargo el Departamento de Adquisición de documentos. Con estos pedidos se elabora una lista que además de los datos del libro incluye el precio tomado del catálogo de donde se extrajeron los datos.
Esta lista la debe aprobar la Comisión de Alta y Baja patrimonial, mencionada anteriormente, y por último recibirá la aprobación del Director Coordinador de la Biblioteca. Luego de este procedimiento se llama a licitación. Una vez recibidos los ofrecimientos de licitación, se analizan y se desestiman los ofrecimientos que superen en un 20%  al precio de referencia tomado de los catálogos editoriales y libreros.

Canje

La Biblioteca del Congreso tiene convenios de canje con más de 300 instituciones, tanto nacionales como extranjeras. La biblioteca ofrece en canje las publicaciones de las que es autora y editora, como el Boletín de la Biblioteca del Congreso, que comenzó su publicación en 1918 y ya lleva 129 números publicados.
Donaciones
La Biblioteca del Congreso recibe donaciones espontáneas de particulares y de instituciones y también solicita donaciones de material nuevo o usado.
La Biblioteca realiza una evaluación previa antes de recibir el material ofrecido, ya que no incorpora material obsoleto, en mal estado o que no responda a las necesidades de sus usuarios.
En los últimos años ha recibido donaciones muy importantes como la llamada donación Cutolo que realizó la viuda del famoso historiador y biógrafo Vicente Cutolo. La Biblioteca recibió 10.000 libros sobre historia argentina, en excelentes condiciones. En otra ocasión un particular donó una tonelada de diarios en muy buen estado, donación que se utilizó para reemplazar los diarios que por el uso de los lectores se van deteriorando.

Depositario de Organismos Internacionales

En el año 1948 la Biblioteca del Congreso es elegida por la Organización de las naciones Unidas como depositaria de sus publicaciones. En los años subsiguientes se fueron sumando las publicaciones de los demás organismos internacionales: OIT, UNESCO, FAO, etc.
La Biblioteca cuenta con un Departamento de Organismos Internacionales dedicado exclusivamente a este material donde se brinda referencia especializada en esta temática.

Depósito Legal

La modalidad de ingreso de obras por Depósito Legal la comparten la Biblioteca Nacional y la Biblioteca del Congreso.
De acuerdo con la Ley 11.723 “Régimen legal de la propiedad intelectual”, el editor de una obra debe depositar a través de la Cámara del Libro tres ejemplares en el Registro Nacional de la Propiedad Intelectual. El depósito de las obras, hecho por el editor dentro de los tres meses siguientes a su aparición, garantiza los derechos del autor sobre su obra y los del editor sobre su edición.
Los ejemplares depositados son destinados a la Biblioteca Nacional, a la Biblioteca del Congreso y al Archivo General de la Nación.
La Biblioteca del Congreso recibe en concepto de Depósito Legal entre 10 mil y 15 mil obras por año. Se rechaza una quinta parte, y el resto se incluye en sus colecciones. El material que no pasa a formar parte de su acervo se destina para realizar donaciones.
Otra modalidad de ingreso de material a la Biblioteca del Congreso está pautada por la mencionada Ley 11.723, que en su artículo 64  indica que todas las reparticiones oficiales y las instituciones que reciban subsidios del Tesoro de la nación están obligadas a entregar a la biblioteca del Congreso un ejemplar de las publicaciones que produzcan.
A modo de cierre y para completar este panorama de los procesos técnicos en la Biblioteca del Congreso diremos que anualmente se procesan alrededor de 23 mil obras y entre 35 mil y 40 mil publicaciones periódicas.
En cuanto a su base de datos bibliográficos la Biblioteca del Congreso cuenta desde el año 1990 con un programa propio, desarrollado por la Dirección de Informática de la institución.
La Catalogación se realiza de acuerdo a las Reglas de Catalogación Angloamericanas, 2da. edición. Se destaca que en su base de datos cuenta con más de 144 mil registros de autoridades.
Para la Clasificación se utilizan los Encabezamientos de Materia, de C. Rovira y J. Aguayo, y a través de los años se fueron adoptando las actualizaciones sucesivas de esta obra. Además se utilizan más de 20 tesauros especializados en temas como educación, economía, ciencias sociales, humanidades, agronomía, etc., debido a las características de la colección. Si bien en la Biblioteca del Congreso hay una gran prevalencia de las obras de temática jurídica y de jurisprudencia, su acervo bibliográfico cubre todas las áreas del conocimiento por lo que los instrumentos para asignar descriptores deben abarcar todas las temáticas.
Se procesan también diariamente y de manera analítica cuatro periódicos de alcance nacional: La Nación, Clarín, Página/12 y Ámbito Financiero. Y se realiza además un trabajo de procesamiento analítico de diarios argentinos de los siglos XIX y XX, entre los que se encuentran La Prensa, Democracia, Crítica, El Mundo y La Vanguardia, entre otros. Esta información se encuentra en una base llamada Índices, que es independiente de la base de datos principal. En la base Índices también se encuentran procesados todos los discursos de Juan Domingo Perón y de María Eva Duarte de perón entre los años 1946-1955.

Cecilia Izquierdo
Subdirectora de Procesamiento Bibliográfico


Biblioteca del Congreso de la Nación - Argentina

lunes, 22 de mayo de 2017

¡Devuelve la bolsa, muchacho!

El policial negro sigue dejando su marca en Libro de arena. Hoy compartimos un relato lleno de humor que mezcla géneros, tradiciones culturales, discursos, e historias desde una mirada que hace del lector un verdadero cómplice.


Por Fernando Barragan*


Los hechos y personajes de la siguiente historia son imaginarios y carecen de todo rigor histórico, por lo que cualquier semejanza con la realidad debe ser reportada al “Crease o no de Ripley”

I
Los Ángeles, 20 de noviembre de 1941

El edificio estaba descuidado, sucio, oscuro y era obligatorio usar las crujientes escaleras. El ascensor exhibía un añejo letrero de “En Reparación”. Un hombre grueso y elegante, con el cabello entrecano, buscaba la oficina 1F. Su pulcritud no encajaba con el edificio ni con el vecindario y era evidente que pretendía pasar inadvertido. Se detuvo frente a una puerta de vidrio esmerilado en la que se leía, en la parte superior, “Of. 1F”; más abajo, formando un arco, “John W. Laveo” y finalmente, en forma horizontal, “Investigador Privado”. Golpeó el vidrio. Esperó. Esperó más. Desde dentro, una voz dijo:
– Pase, está abierto.
El hombre entró. La oficina, mal iluminada, apestaba a cigarrillo. De hecho, todo parecía estar dentro de una nube blanca. A cinco pasos de la puerta había un escritorio de madera, grande y robusto, con muchos papeles desordenados, una taza sucia de café seco, un cenicero desbordante de colillas y una pistola negra e imponente. Sentado detrás, hombre fumaba con indolencia. Al ver al recién llegado, como toda muestra de asombro, arqueó una ceja y dijo:
– Sr. Campbell. Vaya. ¡Esto sí es una sorpresa! ¿Qué lo trae por aquí?
– ¿Cómo estás Johnny?– dijo el hombre forzando una sonrisa.
El detective dio una pitada. El humo salió por su boca sin forzarlo, lentamente, como si por dentro se estuviera consumiendo. Al mismo tiempo sus cejas le dieron, esta vez, una expresión casi hostil. Sólo cuando su interior terminó de arder respondió:
– Solo me llaman Johnny mis amigos, Sr. Campbell. Usted tal vez hoy sea mi cliente. ¡No más que eso!
Campbell comprendió que las amabilidades estaban de más, se sentó en la silla para los visitantes y fue directo al grano.
– Tengo un problema Sr. Laveo y creo que sólo usted podrá ayudarme. Ya antes lo hizo y de forma  muy profesional debo reconocer.
Por toda respuesta Johnny dio otra pitada. Campbell continuó:
– Como sabe muy bien, soy el dueño de la fábrica de sopa más grande del país. Mi negocio prospera y debo reconocer que todo se lo debo a ese hombre que una vez le dijo a mi padre: “Campbell, si logras vender agua, el mundo será tuyo”. Tenía mucha razón aquel sujeto. El Viejo sólo agregó verduras y condimentos y aquí estoy yo ahora, casi en la cima del mundo.
Johnny echó el humo de forma ostensible y sonora. Campbell se esforzó por ir al punto.
– Como le dije, soy el rey de las sopas enlatadas, pero todo reino tiene que enfrentar a algún descarriado. Mi hijo, el pequeño Tommy, se niega rotundamente a tomar el producto que le permite vivir como un príncipe. De nada valen las reprimendas, las explicaciones o las amenazas. El muy condenado no la toma.
Johnny se volcó hacia delante, acercó su rostro al de Campbell y sin disimular el sarcasmo dijo:
– Mi padre hubiera reemplazado la cuchara por un embudo.
– ¡Oh sí! Yo hubiera hecho lo mismo, pero seguramente su madre no era como mi esposa Gertrude. – Johnny recordó: Gertrude Knorr. Una inmigrante suiza que parecía la hermana mayor de la bruja de Blanca Nieves. Siguió escuchando. – Ella se la pasa leyendo los libros de ese judío loco que tuvo que escapar de Alemania. ¡Rayos! No logro recordar su nombre.
– ¿Einstein?
–No, ese no, era uno bastante pervertido.
– ¿Freud?
– Sí, sí, ese sujeto. Mi esposa leyó uno de sus libros y ahora está convencida de que el pequeño Tommy está enamorado de ella y quiere matarme a mí. Gertrude insiste: para no ir al reformatorio, su subconsciente lo obliga a rechazar la sopa.
– ¡Demonios! – Dijo el detective – ¡Su mujer ha perdido la chaveta! Creo que no soy su hombre, más bien necesita un doctor, Sr. Campbell.
La afirmación no fue delicada, pero estaba hecha con sinceridad. Campbell negó con la cabeza, suspiró y continuó.
– Gertrude no me preocupa, detective. La cuestión es: si el pequeño desgraciado sigue negándose a tomar la sopa, temo por su seguridad. ¿Me comprende?
– Francamente, no.
– Amigo Laveo, creo que usted no ha tenido infancia.
Johnny empezaba a irritarse. El recuerdo de la señora Smith y sus reclamos por la renta impaga lograron contenerlo. Mentalmente contó hasta diez y forzando la paciencia preguntó:
– ¿Qué rayos tiene que ver mi infancia con este asunto?
– Todos los niños lo saben: si no toman la sopa, se los lleva el Hombre de la Bolsa.
Laveo empezó a ver la punta del asunto. Nadie tenía más experiencia que él en esas cosas y el hombre sentado en su escritorio podía pagarla muy bien. Se tomó un segundo para pensar y respondió:
– Conque teme que el Hombre de la Bolsa se lleve al hijo del Rey de la Sopa. ¡Eso sí sería irónico! De todas formas debo decirle que, desde hace bastante tiempo, el Hombre de la Bolsa no asoma su nariz por los bajos fondos. En las calles se rumorea que tal vez se retire.
Campbell cambió ligeramente su expresión dando la pauta de que, a partir de ahora, hablaría de negocios.
– Sr. Laveo, los rumores de la calle no tranquilizarán a mi esposa ni a mí. Esto es muy simple: Tommy no tomará la sopa de ninguna forma, por lo tanto el peligro es real y si, como usted bien dijo, el Hombre de la Bolsa se lleva al hijo del Rey de la Sopa, al día siguiente seré el hazmerreír de todos los periódicos amarillistas de América. Por lo tanto pretendo contratarlo para que, de la forma más discreta posible, encuentre a ese tipo antes de que él venga por mi pequeño. Como se imaginará el dinero no es problema. ¿Qué me dice?
El sabueso, antes de responder, dio una última pitada muy lenta. Era su técnica para una última evaluación del cliente y calcular su precio. Nuevamente recordó a la señora Smith y la renta impaga. También  pensó en un traje nuevo y en unas vacaciones en Acapulco. Mentalmente triplicó su precio habitual, aplastó la colilla en el cenicero y arriesgó:
– Un pago inicial de mil dólares y ciento cincuenta por día más los gastos.
El rey de la sopa sacó de su bolsillo un fajo de billetes, separó algunos, los puso sobre el escritorio y dijo:
– Aquí tiene dos mil dólares para empezar. Cada viernes recibirá un cheque por doscientos cincuenta dólares diarios más gastos y habrá, cuando el tipo caiga, dos mil dólares extra. ¿Es un trato Johnny?
Campbell extendió su mano. Laveo la estrechó diciendo:
–Es un trato Sr. Sopa.
La ocurrencia pareció divertir al hombre de negocios que se retiró sonriendo. Johnny encendió otro cigarrillo, guardó su pistola en la cartuchera, saco de un cajón del escritorio una botella de cerveza, bebió un trago del pico y se dijo a sí mismo:
– ¡Caracoles! ¡Debí pedir más dinero!