Silvina Ocampo y la Antología de la literatura fantástica

Si fuera posible juntar todo el asombro adentro de un libro este sería un ejemplo. El fantasy reunido en la Antología de la literatura fantástica que armaron Borges, Bioy Casares, y Ocampo se propone asaltar la imaginación. El juego de selección debió haber divertido tanto a sus autores que incluso, como es sabido, muchos textos son apócrifos, pero se presentan muy seriamente con biografía del autor y todo. Mario Méndez comparte con Libro de arena una de las anécdotas sobre el encuentro de este trío como merecido reconocimiento al protagonismo de Silvina Ocampo.


Por Mario Méndez

En este mes en que se cumplen veinte años de la muerte de Silvina Ocampo, y en el que dos compañeras de Bibliotecas para armar,  Cecilia y María Pía, fans de su obra, propusieron homenajearla, tengo que empezar confesando que no la he leído mucho. ¡Mea culpa! Pero ya lo remediaré, me lo prometo.
He leído, sí,  por supuesto, el excelente cuento incluido en la famosísima Antología del título, “La expiación”, inquietante relato. Y he leído y releído varias veces la Antología, libro de cabecera, que ella, Bioy y Borges compusieron en 1965. Cada vez que vuelvo a abrir el volumen me sorprendo. En esta antología están algunos de los mejores cuentos que conozco, algunos de los mejores cuentos de la historia de la literatura (“Sredni Vashtar”, del gran Saki; “Enoch Soames”, de  Max Beerbohm; “La pata de mono”, de W. W. Jacobs, para dar sólo tres excelsos ejemplos). Y una y otra vez, en cada oportunidad en que surge la discusión sobre el género fantástico (y el maravilloso, y el extraño, agregaría Todorov), releo el brillante prólogo de Adolfo Bioy Casares.
Silvina Ocampo, dicen, oía en su casa las carcajadas de Borges y a su marido, Bioy, y mascullaba: “ahí están paveando otra vez, esos dos tontos”. Impresiona la anécdota, por la gracia que tiene y por cómo acerca y resalta la humanidad cotidiana del par de grandes escritores, y el de la mujer que no les iba en zaga. “El par de tontos”: Borges y Bioy, nada menos. Y yo me la imagino a Silvina, riendo al rato, con ellos, en el living de la casa matrimonial, y no puedo menos que reír tímidamente con ellos, como pidiendo permiso. Se juntaban de a dos y de a tres para hablar de literatura, para escribir (¡Quién no recuerda esa otra creación fantástica, don Isidro Parodi!), para seleccionar y discutir los textos que habrían de incluir en la Antología, y para divertirse. Que formidable envidia, que admiración siento hoy, cuarenta y ocho años después de que la Antología que sigue tan vigente fuera publicada por primera vez, justo en el año en que yo nacía. Saludo, rememoro y recomiendo enfáticamente esta magnífica, imperdible selección de cuentos, y saludo a Silvina Ocampo, indispensable miembro del trío que la dio a luz.

Ya no escribo más: voy a cumplir con mi palabra, corro a buscar los cuentos de Silvina.


Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Silvina Ocampo

Antología de la literatura fantástica

Buenos Aires, Sudamericana, 1965






Comentarios

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Lewis a través de la lente