Historia de una pasión

En esta nueva sección titulada "El nombre de la rosa", Libro de arena presenta la historia de las bibliotecas comunitarias de nuestra Ciudad. Así, conoceremos los orígenes y necesidades de estos espacios de lectura en lugares quizá no tan convencionales. La apertura de este ciclo de notas cuenta con una doble pasión: el fútbol y la biblioteca. Se trata de la biblioteca “OfelioVecchio” perteneciente al Club Atlético Nueva Chicago.


Por Belén Leuzzi

Hace ya más de un año tuve el gusto de vivir de cerca el trabajo que se realiza en la biblioteca “OfelioVecchio”. Ubicada dentro del Polideportivo del CANCH en el barrio de Mataderos, es lógico que el paisaje que la rodea sea de jóvenes corriendo para el entrenamiento, chicos jugando, frigoríficos cercanos… Precisamente por eso uno se podría preguntar qué hace una biblioteca allí.
Para vislumbrar un poco la respuesta debemos remontarnos a muchos años atrás, cuando un hombre “cansado de escuchar historias tenebrosas del barrio y sus vecinos, la mayoría inventadas” decidió investigar la vida de su amado barrio. Así, logró recolectar gran cantidad de datos históricos y conocer cada vez más a sus vecinos. Me refiero a OfelioVecchio, escritor, investigador, historiador… y fiel vecino de Mataderos. Él mismo dedicó la difusión de esta vera historia desde 1942 hasta el fin de sus días. Para ello se acercaba a todas las escuelas del barrio a dar charlas, pasar fotografías y diapositivas, etc. Siempre con el objetivo de transmitir la cultura y hacerla experimentar de cerca. Tal es así, que junto con un grupo de personas interesadas en ver crecer al Club y al barrio se dedicaron arduamente al desarrollo cultural de la zona.
El Departamento de Cultura y Educación del Club Atlético Nueva Chicago comenzó a funcionar con el armado de la Biblioteca, que fue inaugurada en Noviembre de 2000. El sitio donde se encuentra la biblioteca solía ser un depósito de almacenaje en desuso. Pero luego de un gran esfuerzo, paciencia y sacrificio se pudo constituir allí la biblioteca que está abierta de par en par, no sólo para socios, sino para toda la comunidad. 
 



La biblioteca ha logrado expandirse más allá de sus límites físicos y de su función de entrega de libros, pues gracias al equipo de Cultura y Educación, cuyo director es Héctor Tozzi, y su bibliotecaria Alejandra Lezcano, los libros y la lectura llegan a distintas instituciones del barrio, como jardines infantiles, escuelas, centros de jubilados y culturales, etc. La biblioteca realiza en conjunto con otros organismos distintas actividades de interés en el Polideportivo: visitas guiadas, murales, proyectos de huerta orgánica, presentaciones de libros y de películas, etc.
Asimismo, la biblioteca funciona como espacio de lectura, apoyo escolar, aprendizaje de distintos idiomas, de informática, se realizan distintas capacitaciones y talleres de todo tipo. También ofrece el servicio de préstamo a domicilio de juguetes “JuguiDubi” (Programa Ciudad Amiga).


“OfelioVecchio” funciona de lunes a viernes de 16 a 20 hs. Allí puede consultarse el material bibliográfico que cuenta con más de 5500 volúmenes, recibidos de donaciones de la comunidad, del Programa Bibliotecas para armar, de la CONABIP, y de la compra para Bibliotecas Populares en la Feria del Libro que facilita el convenio con ésta última. También posee acceso a internet para la búsqueda de información.
Es posible intuir entonces con este sucinto panorama por qué se encuentra la biblioteca OfelioVecchio dentro de un polideportivo. Porque no se trata simplemente de una mens sana in corpore sano, sino del amor al barrio, a la lectura… un corazón que late de pasión por el deporte, por la literatura y por los lazos culturales y afectivos de todos aquellos que aman Mataderos tanto como OfelioVecchio lo hizo.

Para más información:
Dirección de la Biblioteca: Lisandro de la Torre 2288, Mataderos.
Facebook: OfelioVecchio
e-mail: chicagonuevacultura@yahoo.com.ar



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Lewis a través de la lente

Estrategias para alentar la lectura