A leer se aprende leyendo


Por María Laura Migliarino


¿A partir de qué momento ustedes consideran que es posible compartir literatura con un niño o una niña pequeño/a? Con esta pregunta un poco ambigua y engañosa inauguramos ayer el nuevo ciclo Mariposa del aire, junto al equipo docente del CPI “La mona Jacinta” ubicado en el barrio de Mataderos. Las respuestas, que fueron muy variadas en cuanto a la interpretación de si cualquier libro escrito para la primera infancia podía ubicarse dentro de lo que llamamos “literatura” o si en realidad iba dirigida a pensar una edad cronológica específica, dieron el puntapié inicial para comenzar con una jornada de reflexión sobre los libros para niños pequeños y la implementación de un proyecto de promoción de lectura que involucre en su desarrollo a las familias que asisten a la institución.

Durante dos horas cada una de las participantes tuvo el tiempo necesario para mirar libros, conocer autores, editoriales, y repensar el por qué, el para qué y el cuándo leer. Las temáticas, los géneros, “la comprensión lectora”, el leer para…, la producción final, fueron ideas que nos acompañaron en todo momento y que por suerte, lejos de terminar convirtiéndose en máximas, quedaron flotando en el aire para seguir pensando y trabajando a lo largo del año.

Al igual que con el trabajo con niños en este primer encuentro las docentes escucharon y compartieron muchas lecturas, porque como bien dice el refrán “a leer se aprende leyendo”.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El libro "Cuentos de la selva", de Horacio Quiroga, cumple sus 100 años de su primera publicación

Liliana Bodoc: "Todos sabemos lo que nos pasa cuando un libro nos enamora. "

La ilustración toma la palabra