El viernes que llovió un circo

Preparándonos para recibir en nuestro salón virtual a Fabián Sevilla compartimos esta primera reseña de uno de sus libros más famosos, premiado con el Premio El barco de vapor.


Por Juan Serafini*


Un legado sindical oculto en una ridícula lluvia de un circo en partes, en partículas, en espacios de tiempo definido en horas, en minutos. ¿Cómo puede ser que llueva un circo en pocas horas y que en esas pocas horas se haga justicia frente a la flexibilización laboral que sufrieron durante tiempo no definido un grupo de animales dentro del cual también había seres humanos: malabaristas, trapecistas, un mago encantador, acróbatas del mundo todo, músicos tocando sus instrumentos en pleno vuelo, maravilla circense cayendo desde el cielo en un pueblo que absorto en el milagro se empapó de asombro para despedir al tirano italiano que pretendía explotar de soberbia creyéndose lo más valioso del planeta?

¿Cómo puede una lluvia de clavas, pelotas y malabarísticos objetos armar l e t r a s... y palabras... en el aire?

Puede ¡porque sí y listo! ¡Puede! Sin importar la gravedad de Newton o la atracción entre los cuerpos desafiando. Tal vez haya objetos y cuerpos que se atraen y ya. Se terminó. Y así es la cosa. Sin más. O con mucho más, un montón.

Bella novela para primer@s lector@s que no se preguntan tanto por qué sucede lo que sucede, sólo observan… y hablan.


* Juan Serafini es maestro, clown, carpintero y cuenta cuentos. Nació en el año 1967 en el barrio de Palermo viejo, Buenos Aires, Argentina, y ha vivido en Valparaíso, Chile, San José de Costa Rica y San Cristóbal de las casas, Chiapas, México. En todos estos lugares se desempeñó como clown, cuenta cuentos, facilitador y cocreador de grupos de teatro del oprimido en comunidades de bajos recursos económicos.



El viernes que llovió un circo
Fabián Sevilla. Ilustraciones de Tony Ganem.
Editorial SM, 2013.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

Fragmento de Matilda, de Roald Dahl

3155 o El número de la tristeza