Una manzana particular

Recorridos urbanos que muestran las huellas del pasado en la ciudad de hoy son una forma de acceso a la historia y al legado cultural. Libro de arena publica una crónica acerca la visita a La Casa de la Cultura y el Palacio de Gobierno de la Ciudad.                                                                                                  

Por Corina Auster


Dos de los sitios más significativos de Avenida de Mayo son la Casa de la Cultura y el Palacio de la Jefatura del Gobierno de la Ciudad.
La Casa de la Cultura, Av. de Mayo 575-Bolívar 1, fue construida por los arquitectos Agote y Gainza (1898).  Nació como sede del diario La Prensa.  Es Monumento Histórico Nacional (se vendió en 1993).  El proyecto fue realizado en París y pertenece al estilo academicista francés.
En cuanto al diario, fundado en octubre de 1869 por el Dr. José C. Paz, tenía como estatuto la ética periodística.  El edificio se construyó especialmente para el diario -en su época de apogeo, pues era el tercero más importante del mundo-, luego vino su declinación y trasladó sus instalaciones.  La Prensa todavía existe pero con una tirada mucho menor.
Contaba con ascensor (fue el primero de la ciudad, traído de E.E.U.U.), telégrafo y cañerías para distribuir correspondencia conectado con el Correo Central y así tener las noticias rápidamente. Además, una biblioteca de más de 80000 volúmenes a la que aún se puede concurrir, consultorio médico y odontológico, estudio jurídico y escuela de música abiertos a sus empleados y a la comunidad en general.  Por si fuera poco, tuvo departamentos para visitantes ilustres y Giácomo Puccini se albergó en uno de ellos.
En la vereda de La Prensa se colocaban pizarras con las últimas noticias para mantener informados a los que pasaban por allí. Los sucesos destacados del momento se publicaban en sus vidrieras y eran anunciados por una farola enorme con figura femenina (icono de la ciudad) y por una sirena.
Merece un comentario aparte su Salón Dorado.  Inspirado en el Palacio de Versalles, representa un templo laico consagrado a la igualdad del hombre a través del saber y las artes de la paz.  Posee un bajorrelieve en el balcón de la orquesta con un escudo en el que se lee la letra "P", de palabra, de paz, de prensa, de periodismo, de progreso...  Este mismo salón fue utilizado para brindar conferencias y conciertos, en él se podía escuchar a los más altos exponentes de la cultura y el arte de la época.  Declarado Monumento Histórico Nacional en 1995.
El edificio conserva la entrada para carruajes. Es posible cruzarse con intervenciones artísticas que le aportan un toque contemporáneo al inmueble contrastando con su antigüedad, pinturas de reconocidos artistas plásticos, balcones y pisos decorados y fabulosos patios que dejan pasar la luz. También hay actividades culturales y muestras en el subsuelo (antes era el taller de impresión).
Referente al Palacio de la Jefatura del GCBA, Av. de Mayo 525-Bolívar 1, diseñado por el arquitecto Buschiazzo (1891), fue sede del Ejecutivo del Gob. de la Ciudad.  Se levantó sobre terrenos obsequiados al Gral. San Martín por sus victorias en las batallas de Chacabuco y Maipú. Actualmente los dos edificios están unificados y forman parte del patrimonio del GCBA.
En el primer piso se en encuentra el Pasaje Ana Díaz que comunica el edificio del diario con el Palacio de Gobierno de la Ciudad, también cumple la función de espacio para exposiciones. Hay un sector dedicado a todos los barrios porteños en el que se exhiben sus escudos.  Y por supuesto, no faltan el escudo original y el actual de Buenos Aires.  Pueden observarse pinturas cuyo tema central es la fundación de la ciudad. Se realizan visitas guiadas los fines de semana para conocer ambos lugares y su historia, comienzan el recorrido en Bolívar 1.
Hoy la farola y la sirena duermen una siesta..., sin embargo, este rincón tiene algo particular, es el testimonio de una era de esplendor que vale la pena conocer por su elegancia y suntuosidad.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Lewis a través de la lente

Estrategias para alentar la lectura