Ema Wolf: “La literatura no es infantil”

María Luján Picabea, para la Revista Ñ, realiza una reseña de la entrevista a Ema Wolf en el marco de los Encuentros con Escritores de Literatura Infantil y Juvenil que organiza el Programa Bibliotecas para Armar.
“No me gusta usar la palabra literatura infantil, porque no es infantil la literatura. Me da la impresión de que esa palabra ha estado tiñéndolo todo de ñoñería, como si tuviéramos que convertirnos en niños para escribir para ellos”, remató la escritora Ema Wolf, siempre mostrando una sonrisa franca, en diálogo con el también escritor Mario Méndez, en el marco del ciclo de Encuentros con Escritores de Literatura Infantil y Juvenil, del Programa Bibliotecas para armar.
Varios minutos antes de la hora señalada, el espacio de La Nube, en Chacarita, ya estaba repleto y se seguían sumando sillas de plástico aquí y allá, hasta que no quedó ni un espacio libre. Tenía la palabra Ema Wolf, uno de los nombres más prestigiosos de la literatura para la infancia en la Argentina, autora de, entre otros, ¡Qué animales!Los imposibles , La casa bajo el teclado , Fámili y La gran inmigración.
Wolf se declara reticente a participar de charlas, encuentros, jornadas y debates. “Disfruto escribiendo, la profesión mucho no me gusta”, comentó y se apuró a delimitar el trabajo de escritura, por un lado; y los compromisos, por otro.
Y este encuentro era justamente parte de ello que no le gusta tanto. “No tengo muchas cosas para decir, me encuentro a mí misma repitiendo lo mismo”, dijo y el auditorio explotó en carcajadas, justamente porque desde que se había sentado, la autora había dado vuelta varias cartas pesadas sobre le mesa, y lo haría unas cuantas veces más antes de cerrar con una lectura a regañadientes del cuento “La ruta del chocolate”.
Defendió la escuela pública, la libertad expresiva en la literatura para niños, la aventura y el desafío al lector “A veces espero demasiado del lector, que esté entrenado, pero los chicos de hoy no están tan entrenados”.
Disparó contra la rotulación de la literatura: “No me cierra la existencia de la literatura infantil como género. Un género determinado por la edad posible del lector, que insisto, nunca sabés bien cuál es, a mí no me cierra como definición. Existen ideas sencillas y otras menos sencillas”.
Wolf empezó a publicar en los ochenta, con el regreso a la democracia: “Fue una época interesante. Yo era bastante inconsciente”. Y pese a toda el agua que ha bañado el campo de la LIJ desde entonces, la autora admitió que cierta censura sigue pesando: “Yo sé que hay cosas que no puedo poner en un libro para chicos y que si las pongo nadie se va a enterar, porque no me lo van a publicar”. Habló, además, de ciertas inhibiciones, formas de protección a niños de las que poco se habla, pero que están allí, siempre latentes.
Publicado en la Revista Ñ, del diario Clarín, el sábado 10 de octubre de 2015.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

La velocidad de la música