jueves, 20 de octubre de 2016

La Andariega

María Victoria Martínez es maestra y bibliotecaria, desde hace 5 años forma parte de la Casa Cultural La Andariega, una organización social que trabaja junto con la participación y el compromiso de los vecinos del barrio de Barracas con el objetivo de generar herramientas colectivas para resolver problemáticas que afectan a la comunidad y desarrollar iniciativas de interés para sus miembros. Libro de arena comparte la experiencia de trabajo de esta biblioteca comunitaria.


Por María Laura Migliarino


El local de la Casa Cultural La Andariega se encuentra ubicado desde al año 2014 en las cercanías de la Villa 21 del barrio de Barracas. Sin embargo, el trabajo con los niños y adolescentes de la zona empieza mucho antes que la historia del local. Victoria, que forma parte de la organización desde sus inicios, nos cuenta un poco sobre los comienzos, sobre las inquietudes y las preocupaciones que dieron origen a una biblioteca comunitaria y a una serie de actividades culturales, recreativas y sociales destinadas a mejorar la calidad de vida de la población a la que va dirigida.“Muchos de nosotros venimos de diferentes experiencias culturales y militancias estudiantiles, y nos acercamos al barrio trabajando desde las escuelas como maestros. Ese fue nuestro trampolín para vincularnos con las necesidades de la población y conocerla en profundidad. Entre muchas falencias e injusticias empezamos a notar que había algo fundamental en lo que nos teníamos que involucrar desde nuestro rol docente. Como alfabetizadores de 1º ciclo notábamos una gran deserción escolar, retraso en la alfabetización, repitencia, y esto se encontraba fuertemente vinculado a que en esta comunidad el acceso a los libros y a la lectura es escaso. Empezamos así con un espacio de apoyo escolar muy focalizado con lo que los chicos estaban viendo en la escuela y con actividades puntuales en el barrio.”
M.L.: ¿Y cuándo surge en esta experiencia la idea de formar una biblioteca?
M.V.M.: “La biblioteca fue un proyecto que tomó forma desde los inicios. Nuestra experiencia, nuestras ganas, nos llevó a compartir lo que amamos: la literatura. Muchos de nosotros compramos libros que nos gustaban y a partir del año pasado comenzamos a organizarlos, inventariarlos, y a realizar préstamos. En paralelo creamos el taller de biblioteca (que funciona los días martes) donde leemos, creamos cuentos, dibujamos, charlamos sobre lo que leímos, imaginamos a partir de la lectura. La biblioteca es un espacio recreativo donde los chicos se vinculan con el material de una manera muy distinta a como lo hacen en la escuela o en el taller de apoyo escolar, porque las edades son muy variadas y se producen intercambios súper interesantes: los más grandes, por ejemplo, se encargan de ayudar a los más chiquitos.”
En un contexto donde no hay libros en casa, donde existen múltiples dificultades de aprendizaje, con muchos padres que no han tenido la oportunidad de aprender a leer, donde muy pocos terminaron la escuela primaria, donde se encuentran muchos adolescentes que no han completado sus estudios pero que aún quieren hacerlo, el rol de una biblioteca se vuelve vital. Recorriendo los estantes uno puede encontrarse con cuentos y novelas pero también con material de referencia, revistas y bibliografía para docentes. Una de las particularidades que define a La Andariega, en esta necesidad de pensar las problemáticas y propuestas de manera colectiva, es que en su biblioteca todo el material para niños, adolescentes y adultos se presta. ”Para nosotros el préstamo es fundamental, es restablecer un derecho que en estas poblaciones se encuentra vulnerado. Estamos convencidos de que leer en casa, además, pone en funcionamiento algunas fibras vinculadas con la intimidad de cada sujeto y con los vínculos que a partir de la lectura puedan establecerse con su familia.”
La Andariega, además, es un taller de teatro, un taller de biblioteca, un taller de matemática, un grupo de jóvenes, un taller de costura y reciclado de ropa para mujeres, el apoyo escolar para niños de primer ciclo que están completando su proceso de alfabetización, es un festival con  actividades en la calle, una biblioteca andante, una asamblea de familias, una banda de música y un taller de deportes. Así, entre todas estas propuestas,navegar entre lo real, lo posible y lo necesario nos hace reflexionar sobre el rol fundamental quetienen estos espacios comunitarios en la vida cotidiana de los sujetos que no se resignan y aún lo esperan todo.

Casa Cultural La Andariega
Pasaje Juan Madera 1637
Villas 21 - Barracas


https://www.facebook.com/bibliotecasparaarmar    facebook.com/LaAndariegaCasaCultural


https://www.facebook.com/bibliotecasparaarmar    facebook.com/CasaCulturalLaAndariega

No hay comentarios.:

Publicar un comentario