Alrededor del túnel

La conciencia del sin sentido es seguramente una de las notas distintivas de la literatura del siglo pasado, que ha fundado en las corrientes filosóficas del existencialismo y en la experiencia histórica los cimientos que le dan sustento. Algunos de los textos, convertidos en clásicos, siguen conmoviendo a lectores que se renuevan y festejan el placer de compartir sus impresiones con Libro de arena. Hoy publica el comentario de Marisa Gonzalez sobre El túnel de Ernesto Sabato.


Por Marisa Gonzalez*

Me pidieron que comente uno de mis libros favoritos y es por eso que voy a hacer hincapié en El Túnel, de Ernesto Sabato. Esta novela comencé a leerla por obligación debido a que mi profesor de Lengua y Literatura nos encomendó dicha lectura para las vacaciones de invierno. Sin embargo, terminó siendo para mí un placer más que un deber. Y eso es lo que me animó a continuar luego con otros textos y otras lecturas.
El túnel me pareció una novela tremenda. Interesante por el tema existencial que plantea. Haciendo honor a la tradición de la literatura del siglo XX que ancla en esa búsqueda sartreana de la relación del hombre con el sentido y el sin sentido, con la vacuidad de su propia existencia, con la radical falta de un centro dador de significación, Sabato escribe una historia introspectiva llena de intriga, suspenso, amor, frustración, y muerte, que señala la fatal soledad del individuo. Quizá por esta circunstancia es que la leí con absoluta devoción. Absorbió de golpe todo mi interés. Se borró todo lo que me rodeaba. La novela tiene un tono dramático y profundo. Algo que considero muy importante es que pueden realizarse muchas interpretaciones acerca del protagonista, el pintor Juan Pablo Castel, cuya tragedia consiste en haber dado muerte a la mujer a la que amaba y que constituía su verdadero y único sostén. Por estos motivos considero esta historia tan recomendable como desaforada y que por supuesto puede ser leída por jóvenes, pero también por gente adulta que esté en busca de una historia maravillosa y terrenal a la vez que ahonda en la necesidad de revisar el sentido de ser humano. No es menor saber que Sabato construye a su narrador desde esta perspectiva que evidentemente encaja con su perfil como autor. Todo el mundo sabe que fue uno de los autores que redactó el documento fundamental de la vuelta a la democracia, el Nunca más, resultado de la investigación sobre los desaparecidos en el último golpe militar, como integrante de la Conadep.

El tunel
Ernesto Sabato
Buenos aires, Sur, 1948












*Marisa González es egresada de la escuela secundaria E.M.E.M Nº2 “Rumania” con orientación en comunicación social y sueña con ser periodista y escritora.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

La velocidad de la música