lunes, 16 de mayo de 2016

Lucía, no tardes

Los trazos de una camino son impredecibles aunque parecen ya previstos desde siempre por una fuerza superior en la mirada vuelta hacia atrás. La vida, simple y compleja de todo ser humano, está representada en la bella novela de Sandra Siemens Lucía, no tardes, cuya reseña hoy publica Libro de arena.


Por Gimena Reche

Un día, recorriendo las publicaciones de mis amigos de facebook, me encuentro con la hermosa tapa del libro Lucía, no tardes. No pude evitar comentar que la fotografía de esa joven que mira al horizonte sosteniendo una maleta en su mano derecha y dándome la espalda, me había cautivado enormemente. Como respuesta, el escritor Mario Méndez me escribió: "Y lo de adentro es todavía mejor, Gimena. Una novela genial." Hoy agradezco de corazón esas palabras porque fueron el empujoncito que me faltaba para que este libro formara parte de mi biblioteca.
Lucía, no tardes es una obra que sólo ocupa unas noventa páginas, y es posible leerla en un sólo día, pero estoy más que segura de que la recordarás por mucho, mucho tiempo.
¿De qué se trata la novela? Básicamente es la historia de una niña que vive con su abuela y a quien las circunstancias de la vida obligan a dejar su tierra natal. Puede parecer una historia simple, pero en realidad no lo es, porque la vida tampoco lo es, y la historia de Lucía representa lo que es la vida, representa una dualidad, las dos caras de una misma  moneda, una existencia sencilla marcada por la complejidad de todas las circunstancias que nos atraviesan como seres humanos. La historia de Lucía, la historia que ella misma desea entender, no sólo escapa a su conocimiento sino a su determinación, nada puede hacer frente a lo que se le presenta, se encuentra sola ante el derrotero de la vida. Pareciera ser que los planes para ella ya están trazados. Pero no es la única que sufre este entramado difícil de los hechos porque esta narración está llena de hilos, hilos que se cruzan entre sí, que se tocan, y que nos van llevando, poco a poco a componer el rompecabezas de la existencia de Lucía.
La autora, en cada oración y a cada párrafo, juega con nuestros sentimientos, con nuestra intriga y nos utiliza como cómplices para ir tejiendo, al igual que lo hace un artesano con sus manos, sus agujas y su lana, la biografía de esta pequeña a quien no pude evitar querer acompañar, querer guiar porque es imposible hacerse a un lado ante el abandono que la abruma.
Para conocer realmente a Lucía, y para conocer las razones por las cuales se encuentra en dichas circunstancias, la autora nos dice que es necesario conocer la vida de Vittorio, de Bruna y de Benicio, personajes que, al igual que la pequeña, la vida ha llevado por caminos que sólo una fuerza superior parece haber podido trazar.
Es imposible no sentirse vulnerable  frente al retrato que nos pinta la autora, una novela evidentemente histórica, aunque también romántica, con un final que renueva la fe en nuestros corazones, diciéndonos que no importa que tan dura a veces pueda parecernos la realidad, finalmente encontraremos lo que realmente merecemos porque, a veces, lo imposible sólo tarda un poco más.

Lucía, o tardes
Sandra Siemens
Buenos Aires, SM, 2015





























*Gimena Reche nació en Buenos Aires en Abril de 1986. Sus padres le leían desde muy pequeña, y así comenzó su amor por la literatura. De profesión docente, en el 2015 comenzó a cursar la carrera de Bibliotecario de Instituciones Educativas. Desde hace más de tres años administra el Blog literario ALL YOU NEED IS BOOKS en facebook.com/youneedbooks, donde comparte su pasión por los libros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario