La poesía y la libertad

La poesía es el territorio para la exploración, la búsqueda y la innovación de la lengua. Poesía y libertad van indudablemente de la mano. Compartimos la reflexión de una docente en su pensamiento acerca de la creación poética.






Por Angela Liliana Siracusano*

La poesía es creación de belleza, existe diferencia entre un bello poema y otro ingenioso.
Una frase del escritor Guillermo Díaz Plaja, dice: no existen métodos para crear belleza, porque esa creación depende de las cualidades del escritor y no se puede enseñar.
La poesía puede ser clasificada, como lírica, épica, dramática, puede estar escrita en forma de prosa, soneto, con rima o libre, pero siempre volcando espiritualidad, lucha, sueños, ilusiones.
Coordinando un grupo literario, mostraba las distintas técnicas, pero  dejando claro que cada uno debía tomar con libertad su estilo, y que lo importante era transmitir sentimiento, belleza, ya sea surgiendo desde una imagen, una palabra, la naturaleza, el amor, el desamor y lo social.
La libertad en la poesía, construye caminos infinitos, porque de ese modo se llega a diferentes modos de vida, de actuar, pensar, sentir, y a cada uno le llega en distino sentido,  cuando observamos los ojos húmedos, conmovidos, o los que se identifican y nos lo comunican, eso tan gratificante, que se transforma en  un incentivo, para saber además que hemos hecho poesía.
Libertad, para expresarse, es la mejor manera de llegar a otros, y permanecer con la palabra.
Por lo tanto poesía, y libertad van de la mano. Logremos perfeccionar nuestro vocabulario cada día y tomemos aquello que vemos a diario, para luego plasmarlo en el papel eligiendo con libertad nuestro propio estilo, los gustos literarios van cambiando, mientras el artista, crea su obras sin sujeción a normas clásicas, tal como su espíritu lo sienta.





*Angela Liliana Siracusano: nació en la ciudad de Banfield. Forma parte de varios grupos literarios entre ellos el Rincón Lírico del café Tortoni; publicó en antologías, diarios y revistas, y los libros de poemas y cuentos "El último hallazgo" "Sonidos de Soles Rotos" "Detrás del velo de tu ausencia" "El amor bien dado" "Eterna Pasión" y la biografía de la Hermana Rosa Mezzana "La cruz del silencio".

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza