jueves, 19 de febrero de 2015

La firma de la Z

Los héroes nos llevan del libro a la pantalla grande o chica y a veces al revés. Los conocemos a través de imágenes que nos atraen y fascinan y terminamos buscándolos en la letra escrita. En esta ocasión, Libro de arena publica la impresión de lectura de la novela de Isabel Allende sobre un héroe de leyenda, fusión de la cultura hispánica e indígena: "el zorro", que ficcionaliza su biografía.



Por Edith Allocatti*

Desde chica soy fanática de la mítica y clásica serie El Zorro. Recuerdo que no me perdía un solo episodio y hoy en día siempre que la engancho en la tele me quedo hipnotizada hasta que termina. Es tal mi fanatismo que hasta recuerdo de memoria algunos diálogos y fueron varias las veces que alquilé las películas que protagoniza Antonio Banderas. Todo lo que está relacionado con El Zorro me llama la atención y lo consumo, pero nunca me había animado a la lectura hasta que una clienta me regaló el libro de Isabel Allende: El Zorro: Comienza la leyenda, el cual estoy leyendo por tercera vez.
La historia relata la biografía ficticia el héroe de leyenda, los comienzos de este personaje, desde su nacimiento en 1790 hasta sus últimos días. Cuenta la llegada de Don Alejandro de La Vega a California y cómo conoce a quien será la madre de Don Diego. También hace hincapié en la etapa de formación que tuvo en España, puntualmente en Barcelona, y describe con lujo de detalles cómo fue aprendiendo todas sus habilidades con la espada.
Si bien parece una historia infantil, la del Zorro no sólo puede resultar atractiva para los más chicos, ya que durante toda la novela se puede apreciar una grata descripción del contexto histórico en el que transcurre la historia y a medida que la misma avanza se pueden ir conociendo personajes reales que fueron parte de la historia.



El Zorro: Comienza la leyenda
Isabel Allende
Barcelona, Plaza y Janes, 2005 










*Edith Allocatti trabaja en su lavadero de ropa. Además de ser fanática del Zorro es madre de cuatro mujeres y un varón, a quienes les trasmitió –a algunos con más y a otros con menos éxito- su pasión por el legendario héroe de la Z.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario