El detective de Montalbán

El género policial ha creado innumerables y recordados personajes que siguen poblando la imaginación de lectores y fanáticos. Entre esas figuras que son emblema del policial se encuentra Pepe Carvalho, conocido personaje de la serie negra, del escritor español Manuel Vázquez Montalbán. Mario Méndez recuerda a través de un retrato al detective de dudosa reputación.


Por Mario Méndez


Pepe Carvalho, huelebraguetas. Así, con ese denigrante adjetivo, tildan al detective Pepe Carvalho los policías con los que se enfrenta en cada novela. La profesión de detective privado no parece ser muy  respetada por la policía española: ni en la Madrid del crimen del líder comunista (Asesinato en el Comité Central.), ni en la Barcelona del oscuro asesinato del gerente de una multinacional (La soledad del manager.), ni en la lujosa clínica dietética de la costa catalana (El balneario), parece ser una profesión que los uniformados consideren meritoria. Y sin embargo, Pepe Carvalho es un personaje respetable. Aún cuando tenga la rara manía de encender la chimenea con libros e incluso cuando en su pasado figure la más que dudosa afiliación a la CIA. Y lo es, entre otras cosas, porque es un tipo íntegro, porque su ética –o tal vez su estética- le impide venderse y, sobre todo, porque entre sus grandes méritos figuran el ser patrón y a la vez protector de un ex  ladrón de autos al que saca de la calle –el querible Biscuter-, amante de una puta de teléfonos –la bella Charo- y amigo de un vecino –otro amante de la buena cocina, el fiel Fuster-, al que es capaz de despertar a las 4 de la madrugada nada más (y nada menos) que para convidarle de un pato que ha guisado en su cocina experimental y generosa. Pepe Carvalho, el detective de Manuel Vázquez Montalbán, inspirador del Montalbano de Camilleri y de tantos detectives de la nueva guardia es, por cierto, un personaje querible, y más que respetable. Tal vez que los policías lo tilden de huelebraguetas sea otro de sus blasones.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

La velocidad de la música