Foto

Un instante detenido por la reflexión, detenida la mirada. Una quietud que es propia de la descripción más que del relato, una imagen retenida en la memoria como una fotografía a la que cuando se la hace hablar se vuelve acción. Libro de arena comparte una ficción breve sobre la guerra y las personas.


Por Patricia Bouzas


Puede haber muchas causas o puede no haber ni una, da igual: o la guerra o la infancia podrida o el alma que se le estancó en algún momento. No le voy a buscar causas, lo que digo es que el tipo te puede moler a palos si no sos quién tenés que ser o puede ser el más solidario del mundo, siempre y cuando seas el que tenés que ser. Mira fuerte pero también mira tierno. O mejor: empieza fuerte y después se vuelve tierno, a medida que se siente parte de la canción y se acuerda (cómo olvidarla) de la mujer que se le fue de al lado no porque no lo quisiera, sino por esas cosas que dividen a los hombres, a las mujeres y a los hombres, a las mujeres entre sí, a los pibitos de las mujeres y los hombres. La mujer se le fue de las manos, como la ternura que supo empezar cuando ella estaba. Se le fue o se la llevaron: quizá fuera linda o no, qué carajo me importa ahora si era linda o no linda. Se fue porque se la llevaron, se fue porque alguien con un poco más de algo que él nunca tuvo ni tendría (ni siquiera después de la guerra), decidió que la mujer le pertenecía. Al Otro (al propietario), no al Rengo.
Es lo que te digo: así con la canción y la mirada que pasa de una tristeza a otra y con la pata de palo te puede cagar reverendamente a trompadas. Tenelo en cuenta por si se te da por atorniquetearte en la silla y no salir con el resto  a la calle, cuando los tiempos son de violencia.

Patricia Bouzas nació en Lanús. Publicó Pudo haber tortuga (cuentos), Azcuénaga 280 (novela en coautoría) y participó del volumen colectivo de crónicas Lanús, todo por Editorial Cencerro. Sus preferencias estéticas se dirimen entre la literatura, el remo contemplativo y el carnaval de la Ciudad de Bs. As. En la gatera, dos libritos: otro de cuentos y una segunda novelita a la que le estaría encontrando el final en cualquier momento

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

La velocidad de la música