Adela Basch: "Desde la adolescencia estuve completamente enamorada del teatro".

La segunda parte de la entrevista a Adela Basch habla de los inicios en el arte dramático, del teatro para niños, de su formación académica, de sus trabajos de traducción y producción escritaEn el final, la autora compartió la lectura de un fragmento del libro En los orígenes los aborígenes. La entrevista tuvo lugar en La Nube, el lunes 29 de agosto de 2016. Libro de arena despide así este año intenso, lleno de conversaciones, cargado de historias, de anécdotas y relatos que contaron de dónde vienen, quiénes son, cómo se formaron, cuáles fueron las conquistas y aprendizajes de los escritores de LIJ que participaron del ciclo de "Encuentros con escritores en el año del Bicentenario", y que coordinó Mario Méndez.




MM: Se impone una pregunta que tendría que haber hecho antes. ¿Cómo llegaste al teatro? Porque no es lo más común llegar primero ahí. Por lo menos en el mundo de la LIJ son menos los dramaturgos que los cuentistas o poetas. ¿Cómo llegaste vos?

AB: A partir de mi adolescencia estuve completamente enamorada del teatro.

MM: ¿Actuabas?

AB: No, no me animaba. Ni siquiera me animé a estudiar teatro. Me puse a estudiar algo parecido en algún punto, pero teatro no, porque ya era grande. Me puse a estudiar Clown. Decidí que iba a convertirme en una payasa.  (Risas). Teatro no me animaba. Sentía que iba a ser un tronco actuando; seguramente lo iba a ser. A lo mejor fue un prejuicio mío… Yo estaba enamorada del teatro, iba mucho a ver teatro. Me fascinaba ir, subir a un escenario, o estar ahí sentada, y ver algo que sucedía, actuado por personas que fingían ser otras que las que eran en realidad. No sé qué me pasaba con eso, hay mucho para pensar, pero me fascinaba. Iba a ver teatro todo el tiempo, compulsivamente.  Me había marcado mucho todo el teatro que había tenido que leer en la escuela, pero que después seguía leyendo por placer: el del Siglo de Oro español. Calderón de la Barca, etc. Teatro con rima. Todo teatro con rima. Eso me daba vuelta en la cabeza y en todas partes. Uno o dos años después de haber terminado la escuela secundaria, la vida me llevó a ver de manera bastante continuada, varias obras de teatro de Griselda Gambaro. Y ahí, el enamoramiento que tenía con el teatro estalló, y me iba a ver las obras de ella dos o tres veces. Y me dije que yo quería lograr eso que pasaba cuando uno estaba viendo unas personas que se movían ahí. No entendía cómo, esas personas que yo sabía que estaban fingiendo ser otras, podían moverme tantas cosas adentro. A mí y  los demás espectadores. Había algo que cambiaba el mundo. Yo no era la misma después de salir de una de esas obras de teatro. Había una comprensión de la vida que se me abría.   Quería hacer teatro. Eso fue cuando yo tendría diecinueve o veinte años. Recién escribí mi primera obra de teatro a los treinta y dos. Porque lo que intentaba antes no valía la pena. A partir de ese primer libro supe que iba a poder. Todo lo anterior me parecía un desastre total. Sentía que no tenía la menor capacidad para escribir.  Pero me interesaba escribir teatro. Y lo primero que escribí fue teatro. Después empecé a querer escribir otras cosas.

MM: Y esos doce años que mediaron entre tu enamoramiento con el teatro, mientas hacías obras que no te gustaban, ¿qué hiciste?

AB: Fui a la facultad, hice la carrera de Letras, tardé un poco más en hacerla que lo que se suele esperar que uno tarde… Hice las primeras materias con mucho entusiasmo y cuando llegué a la mitad ya estaba repodrida. Trabajaba…

MM: ¿En algo relacionado o en la lencería del principio? (Risas).

AB: En un trabajo ridículo que tuve durante todo el tiempo que fui a la facultad. Enseñaba taquigrafía y dactilografía.

MM: ¿Lo que hacen en el Congreso?

AB: Yo quería trabajar y escuché decir que para trabajar había que saber taquigrafía y dactilografía para que te tomaran de secretaria. Entonces fui a un lugar a aprender. Y cuando terminé me preguntaron si quería trabajar ahí. La profesora que estaba se iba y necesitaran alguien. Me dieron un horario bastante interesante, y trabajé ahí un montón de tiempo. Hice eso, estudié la carrera de Letras, después empecé a trabajar como traductora, uno de los primeros trabajos que pude encontrar, hice algunas cosas de periodismo en una revista de rock…

MM: Mirá… ¿En cuál?

AB: En  Pelo.

MM: ¿En Pelo, trabajaste? ¡Clásico de clásicos!

AB: En Pelo, sí. Y además, traduje unos cuantos libros…



Pablo Medina: Yo me acuerdo Adela de un cruce que tuvimos en Metopress. ¿Puede ser? Que vos traducías literatura…

AB: Tal cual. Yo traducía para ellos.

PM: Sí, me acuerdo, hace años, sin decir la edad. Por lo menos la mía…

AB: Yo la puedo decir. No tengo problemas y si me googlean  en Internet está. (Risas).

PM: Y también me crucé contigo en el Festival de Necochea, ya acompañado de Villafañe.

AB: Mirá vos cómo te acordás… es que esos fueron momentos muy lindos. Esos encuentros, esos festivales… Metopress era una editorial que no sé si sigue existiendo, de la Iglesia Metodista. Gente de  cabeza muy abierta. Traduje varios libros para ellos. Y después los festivales en Necochea. Me acuerdo de que vos ibas acompañando a Javier.

PM: Tantos años… eso merece un título y un vino.

MM: Sí, ya que Pablo amenaza con un vino vamos a ir terminando.

AB: Yo estoy a disposición de ustedes, pero si hay un vino creo que habría que ir terminando, sí. (Risas).

MM: ¿En qué proyectos andás, además de tomarte unos vinos?


AB: Como autora estoy escribiendo una nueva obra de teatro y al mismo tiempo un libro de cuentos. Puedo escribir al mismo tiempo textos que pertenecen a géneros diferentes. No podría escribir al mismo tiempo dos obras de teatro, por ejemplo. Pero sí puedo alternar teatro con cuento o poesía. Estoy en eso, que no es muy distinto de en lo que he estado en los últimos tiempos. Estoy viajando mucho, siempre dando talleres o charlas, ese tipo de actividades. Todos los años digo que el siguiente voy a viajar menos y nunca lo consigo. Ayer volví de Puerto Madryn, por ejemplo. Pasado mañana me voy a San Luis y  cuando venga me voy a Junín. Es muy lindo pero también es un poco cansador.

MM: A veces se hace arduo…

AB: Poco “inarduo”. (Risas). Y con la editorial estoy viendo cómo hacer para que sostenerla no sea tan difícil, pero todavía no encontré la vuelta.

MM: Está difícil esa parte. Está muy difícil. ¿Y la novela que algunos estamos esperando?

AB: Interesante pregunta esa. Tengo en la cabeza y en algún borrador, algunos lineamientos para una novela, pero hasta ahora no me animé. Nunca escribí una novela, y me da un poco de miedo que sea mucho peor que con otros géneros… el ¿cómo sigo? ¿Cómo empiezo? Vos podrías tirarme alguna punta porque  tenés muchas novelas… (Risas).

MM: Dale. Y yo escribo una obra de teatro.

AB: Podríamos hacer algo así en colaboración. Después vamo y vamo. (Risas).



MM: ¿Vas a leernos algo?

AB: Traje esto, para regalártelo además. Se llama En los orígenes, los aborígenes. ¿Vos levantaste la mano para mostrar el libro o querías preguntar algo?

Asistente: Sí, ¿cómo se te ocurrió empezar con teatro infantil en lugar de con teatro para adultos? Porque si ibas a ver a la Gambaro…

AB: Por más que la veía a Griselda, yo quería escribir cosas para chicos. Ella ha escrito para chicos, dicho sea de paso, pero no teatro. En ese momento acababa de terminar la carrera hacía poco, que me costó bastante porque en la mitad ya estaba harta. Y quería salirme por completo de un campo en el que hubiera algo relacionado con la erudición o con lo académico. Y en ese momento tenía la idea de que si escribía para chicos nadie se iba a meter conmigo. Porque en esos ámbitos, nadie le daba bolilla a la literatura para chicos, por lo menos en esa época. Mucho no me equivoqué. Siempre fue considerado un género menor, sobre todo por las personas que tienen algún tipo de academicismo o que están en la universidad. O los “escritores en serio”. Y yo pensé que nadie me iba a romper las pelotas. Yo quería que me dejaran en paz. Me parece que tiene que ver con eso. Y además el público espectador de los chicos me parecía más interesante que el de los adultos. No me había podido sacar de adentro una idea que tuve durante toda mi infancia, y es que los adultos eran un plomo.  (Risas). Tuve esa idea toda mi infancia, toda mi adolescencia y toda mi madurez. (Risas). Hasta ahí te puedo decir, mucho más no sé.




MM: Bueno… a ver qué nos leés…

AB: Voy a leer unas escenas de En los orígenes los aborígenes en la que hay un diálogo entre el rey de España, la reina de Inglaterra, la reina dePortugal y el rey de Francia. Esto es previo a 1492. Voy a leer todos los personajes, así que no voy a poder hacer cuatro voces distintas. A lo mejor hago dos…

Escena 2

(Dos REINAS y dos REYES de distintos países de Europa dialogan personalmente mientras beben y comen. Algo identifica el país al que pertenece cada uno: España, Inglaterra, Portugal y Francia. Puede ser la manera de hablar o ta mbién un cartel.)

  
REY DE ESPAÑA                                            Nuestra situación está muy complicada
                                                               y a mí no se me ocurre nada.
REINA DE INGLATERRA                            ¿Y ahora quién saca las papas del fuego?
REINA DE PORTUGAL                                Nadie, habrá que esperar hasta más luego.
REY DE ESPAÑA                                            ¡Claro! En Europa no conocemos las papas.
REY DE ESPAÑA                                            Entonces, empecemos una nueva etapa.
REINA DE INGLATERRA                            ¿Y quién va a preparar polenta,
que es tan nutritiva, rica y suculenta?
REINA DE PORTUGAL                                Nadie, porque en Europa no hay maíz.
Ninguno de nosotros lo tiene en su país.
REINA DE INGLATERRA                            ¿Y quién va a hacer salsa de tomate,
que es tan decorativa con su color granate?
REY DE FRANCIA                                          Nadie, porque no tenemos tomates.
Y para colmo siento ganas de tomar unos buenos mates.
REY DE ESPAÑA                                            Entonces, mejor callate,
porque en Europa no existe la yerba mate.
REY DE FRANCIA                                          También me podría tomar una taza de
chocolate.
REY DE ESPAÑA                                            Tampoco existe el chocolate,
así que como ya te dije, ¡callate!
REY DE FRANCIA                                          ¡Por favor, no seas zapallo!
Y andá sabiendo que no me callo.
REINA DE PORTUGAL                                Claro que no sos zapallo, porque acá no
hay zapallos.
REINA DE INGLATERRA                            Y tampoco hay uruguayos ni paraguayos
ni guacamayos.
REINA DE PORTUGAL                                ¿Se puede saber qué es un guacamayo?
REINA DE INGLATERRA                            Un ave preciosa, parecida al papagayo.
REY DE ESPAÑA                                            ¡Por favor, te pido por todos los rayos
que no vuelvas a mencionar al papagayo!
REINA DE INGLATERRA                            ¿Y se puede saber por qué?
REY DE ESPAÑA                                            ¡Porque cuando oigo “papa” pienso en puré!
¡Y también en papas fritas,
que son tan pero tan tan ricas!
Y me acuerdo de que acá no hay papas
y las lágrimas se me desatan.
(Se pone a llorar con desconsuelo.
La REINA DE INGLATERRA le alcanza un pañuelo
y se suena la nariz con cara de infeliz.)  
REINA DE PORTUGAL                                ¡Pero esto es un disparate!
                                                               ¿Cómo es posible que en Europa no haya chocolate?
                                                               ¿Y el famoso chocolate suizo y el chocolate inglés?
                                                               ¡Me está viniendo un ataque de acidez!
REY DE ESPAÑA                                            ¿Cuánto hace que les digo que hay un nuevo
continente
                                                               destinado a ser nuestra despensa y nuestro sirviente?
                                                               Allí no solamente hay mucha plata y mucho oro,
                                                               ¡también hay otros valiosísimos tesoros!
REY DE FRANCIA                           Dicen que hay alimentos para nuestras bocazas:
                                                               porotos, vainilla, ají, zapallito y calabaza.
REINA DE PORTUGAL                                Y también hay mandioca y  morrón,
                                                               zapallo y girasol.
REY DE ESPAÑA                                            Y ni hablar de la palta o aguacate,
                                                               el maní y el chocolate.
REINA DE INGLATERRA                            ¡Maní! Maní es money, que se pronuncia
                                                                “máni”,
                                                               como bien dice mi tía Fanny.
                                                               Y money, como ustedes saben, es dinero.
                                                               Y dinero es poder sobre el mundo entero.
                                                               (Comienza con deleite pensando en el sabor y
 termina sintiendo un gran temor.) Y las piñas… ¡las piñas!
REINA DE PORTUGAL                 ¡A mí no me importa si nos tratan a las piñas!
                                                               ¡Seremos con ellos como gallos de riña!
REY DE ESPAÑA                                            Entonces, dejemos de perder el tiempo.
                                                               ¡Organicemos la conquista en este mismo
                                                             momento!
                                              

Escena 3
PRESENTADORA MAPUCHE                   Así fue como desde los países europeos
                                                               salieron naves que llevaban toda clase de reos,
                                                               delincuentes, malhechores y bandidos,
                                                               mezclados con personal técnico y administrativo
                                                               y también hidalgos muy empobrecidos.
PRESENTADOR INCA                                  Hubo algunos pocos auténticos exploradores
                                                               y muchos buscadores de riqueza fácil y honores.
PRESENTADORA SIUX                                               Así llegó a todo el continente
                                                                americano
                                                               la muerte de muchos de nuestros hermanos
                                                               por el ansia de adquirir fortuna a cualquier precio,
                                                                y terminamos sometidos por un grupo de necios.
Escena 4

EUROPEO 1                                      No existe quien nos resista,
¡vayamos a la conquista!
¡A llenarnos de dinero
y tesoros duraderos!
EUROPEO 2                                      ¡Vinimos a la conquista!
Sométanse y no insistan
con la idiotez de ser libres,
estas son armas de gran calibre.
(Los apuntan con toda clase de armas de fuego,
 inclusive cañones, desde luego.)
EUROPEO 1                                      Estamos armados hasta los dientes,
por eso somos tan valientes.
Ustedes tienen boleadoras, flechas, arcos.
¡Nosotros trajimos armas de fuego en los barcos!
EUROPEO 2                                      Dennos todas sus riquezas
o perderán las cabezas.
Ustedes son ignorantes,
nosotros somos brillantes.
SIUX                                                    A  mí me parecen bastante opacos
                                                               y además, malos bicharracos.
EUROPEO 2                                      Nadie le pidió su opinión,
                                                               así que cállese o le disparo al corazón.
EUROPEO 1                                      Vinimos a ser sus dueños,
¡despierten ya de su sueño!
Desde hoy somos sus amos
y no se aceptan reclamos.
EUROPEO 2                                      Pero no lo tomen a mal, muchachos.
                                                               Y no piensen que somos unos guachos.
                                                               En realidad esto es un encuentro de culturas.
MAPUCHE                                        ¡Ustedes son flor de caraduras!
EUROPEO 1                                      No es para hacerse tanto mambo,
                                                               venimos a hacer un intercambio.
                                                               Nos llevaremos su oro y su plata,
                                                               y les enseñaremos a usar corbata.
EUROPEO 2                                      Pero si no usamos corbata…
EUROPEO 1                                      Eso será más adelante,
                                                               ¡pedazo de ignorante!
SIUX                                                    No nos interesa usar corbata.
                                                               Yo haría con ellas una gran fogata.
EUROPEO 2                                     No nos importa lo que les interesa
                                                               y si no obedecen, despídanse de sus cabezas.
MAPUCHE                                                        ¿No les parece que son demasiado violentos?
                                                               ¿Por qué no se van y nos dejan vivir contentos?
EUROPEO 1                                      Porque queremos toda la tierra que hay en los mapas
y su maíz, su chocolate, sus papas;
                                                               en fin, todas sus materias primas
                                                               y alguna hija o sobrina.
SIUX                                                    ¡Vienen a robarnos descaradamente!
                                                               ¡Son solo unos desvergonzados delincuentes!
EUROPEO                                                         También los despojaremos de sus dioses
y sus raíces,
                                                               que son incomprensibles en nuestros países.
EUROPEO 2                                      Les borraremos sus creencias,
                                                               y toda, todita su esencia.
                                                               ¡Pero les daremos nuestra ciencia!
EUROPEO 1                                      Y ahora, escuchen lo más importante.
EUROPEO 2                                      ¡Sí, lo que viene es impresionante!            
EUROPEO 1                                      Traemos artículos imprescindibles para la felicidad:
                                                               goma de mascar y nuestra cultura occidental.
INCA                                                    ¡Un modo de vida que realza el valor de lo material!
EUROPEO 2                                      ¡Sí! Pero ¿cómo lo sabían? Es sorprendente.
AZTECA                                                             Los pueblos originarios somos inteligentes.
EUROPEO 1                                      ¡Ja! No nos hagan reír, que se nos caen los dientes.
                                                               Bien, además les traeremos muchas gaseosas
                                                               y los llenaremos de tonterías asombrosas.
EUROPEO 2                                      Yo se los voy a decir mucho mejor:
¡sepan que tendrán el honor
de recibir una cultura superior!




(Aplausos)

MM: Muchas gracias, un hermoso momento.

AB: Muchas gracias a ustedes. Muy linda la conversación.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

La velocidad de la música