Biblioteca del futuro

La lectura es pensamiento de futuro, es mirada de transformación. Como parte de la tendencia ecológica de la arquitectura, algunas bibliotecas se están moviendo hacia un modelo sustentable. Arquitectura y ecología se unen en el proyecto taiwanés multipremiado por la capacidad de integrarse con su entorno, el reciclado de materiales, la utilización de energía renovable y el aprovechamiento del agua. La primera biblioteca pública sustentable abre un camino que une lectura y cuidado ambiental.


Siendo casa de tanto conocimiento no es extraño que tengan el futuro en mente y actúen para proteger el medio ambiente gracias al reverdecimiento de sus estructuras. De acuerdo con LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental), una construcción ecológica es una que se ha construido teniendo en cuenta una serie de factores tales como, que la estructura fue diseñada y construida utilizando desarrollo sustentable de sitio, preocupación por el ahorro de agua y la eficiencia energética, selección de materiales verdes y lograr una buena calidad ambiental en los interiores mediante métodos naturales.

La Biblioteca pública de Taipéi es notable por haber sido construida para ser un edificio verde respetuoso del medio ambiente; el innovador edificio ubicado Taiwán abrió en el año 2006 y fue el primer edificio verde de Taiwán.

No sólo la estructura está hecha de material reciclado, sino que el techo contiene paneles solares que convierten el sol en electricidad. El techo inclinado también recoge agua de lluvia que se utiliza para jalar los excusados.

La Biblioteca Pública Beitou de Taipei fue considerada todo un suceso, ha sido nombrada una de las 25 bibliotecas públicas más bellas del mundo por el sitio web estadounidense de noticias culturales Flavorwire. También fue seleccionada junto con otras finalistas en Dinamarca, Francia, India, Japón, Países Bajos, Noruega, Tailandia, el Reino Unido y EU, según la página web. Diseñado por KuoYing-chao, el edificio de tres pisos que alberga la biblioteca fue el primer proyecto de Taiwán certificado como arquitectura verde, pues fue construido con materiales reciclables y un diseño sostenible que minimiza su impacto ambiental.
“Fue un intento de construir una biblioteca que puede respirar“, dijo el arquitecto en una entrevista anterior. “Tiene que integrarse a la perfección con su entorno”.
Situada en Beitou Park, en el lado norte de la ciudad, sobre las azoteas de la estructura está pavimentado con páneles fotovoltaicos para convertir la luz solar en electricidad para el uso de la biblioteca.

El proyecto ha ganado numerosos premios, incluyendo el Premio de Arquitectura de Taiwán, Premio a la Excelencia para la Construcción Ecológica de la Ciudad de Taipei y el Premio del Paisaje Urbano.

Publicado: aquí

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Encuentros con los libros álbum

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Lewis a través de la lente