Las muestras de Roa

En el centenario del nacimiento del escritor paraguayo Augusto Roa Bastos, lo recordamos a través de los recorridos propuestos en torno a su obra, tanto literaria como de guión cinematográfico, que desarrolla la Biblioteca Nacional.



Roa Bastos, exiliado de Paraguay por la Guerra Civil, también denominada Revolución de los Pynadí ("pies descalzos"), se radicó en Buenos Aires hasta que otra dictadura militar, en 1976, lo obligó nuevamente a exiliarse. Durante los 29 años que residió en Buenos Aires escribió las obras más significativas de su producción literaria: El trueno entre las hojas (1953), Hijo de hombre (1960) y Yo, el supremo (1974). Al mismo tiempo, desplegó una prolífica carrera como guionista de cine. 
Roa afirmaba que el exilio "es una doble mutilación: la pérdida de un territorio y luego la pérdida de la lengua. Hoy me encuentro escribiendo una lengua que no es la mía, es la del exilio."  El exilio, por lo tanto, acarrea para Roa Bastos una paradoja intrínseca. Por un lado, representa la pérdida y la angustia de no poder vivir en su patria, pero, por otro lado, es la circunstancia determinante bajo la cual se constituyó como escritor y logró reformular la relación entre historia y literatura en la tradición de la novela latinoamericana.
La muestra "Fragmentos del exilio porteño", realizada en la Sala María Elena Walsh de la Biblioteca Nacional en conmemoración del centenario del nacimiento del autor paraguayo, busca retratar esta etapa de su vida en Buenos Aires, donde a la vez que escribía trababa vínculos y amistades que le permitieron construir un nuevo hogar. "Nunca me sentí exiliado en Argentina, país en que me habría gustado nacer si Paraguay no hubiera existido. Y Buenos Aires siempre fue para mí y lo seguirá siendo hasta el fin de mis días la ciudad más hermosa del mundo, intemporal, cosmopolita, mágica".

En la Plaza del Lector, en la entrada de la Biblioteca, también se exponen los afiches de 13 películas en las que Roa Bastos participó como guionista junto a grandes directores del cine argentino, como Lucas Demare, Lautaro Murúa y Armando Bó, entre otros.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

La velocidad de la música