Una mirada sobre el tango

Seguimos recordando a Homero Manzi en la conmemoración de los 70 años de su muerte. En este caso, Rubens Alfredo Denza nos acercó una nota en la que repasa el panorama del tango, y destaca particularmente la lírica de Manzi.

Ilustración de Carlos Nine para el libro Tango de Asher Benatar, ARS Editores 1991.


Por Rubens  Alfredo Denza*

El tango cuenta con tres facetas fundamentales para representar la cultura popular de un pueblo: la música, el baile y la poesía. Estos tres factores que unidos o individualmente son imagen de nuestro país, tuvieron la virtud de ir evolucionando a través del tiempo. El tango reúne desde músicos vocacionales, hasta grandes compositores, letristas y poetas de gran caudal cultural. Lo mismo sucedió con el baile, en sus inicios rechazado por las clases más distinguidas y hoy bailado (a su manera) en cualquier escenario del mundo.

Cantores, orquestas, letristas, músicos y bailarines fueron cimentando sus virtudes. Sin duda, el creador del tango cantado fue Carlos Gardel, luego vino una lista interminable de intérpretes, pero voy a nombrar a dos que a mi entender fueron revolucionarios (aunque no coincidamos con los gustos personales): Alberto Castillo y Roberto Goyeneche. También orquestas para todas las voluntades y sentires, una fuente inagotable y renovadora: Roberto Firpo, Julio De Caro, Osvaldo Pugliese, Aníbal Troilo, Carlos Di Sarli, Osmar Maderna y el último gran innovador: Astor Piazzola.

Entre los bailarines podría nombrar a José Benito Ovidio Bianquet -“El Cachafaz”-, Gloria y Eduardo, Juan Carlos Copes y Miguel Ángel Zotto. Pero en este rubro es necesario agregar la figura de las parejas que no llegarán a ser famosas pero que viven en la memoria de los asistentes a los clubes de barrio.

Por último, los letristas; Alfredo Lepera, Enrique Cadícamo, Horacio Ferrer, Cátulo Castillo, Enrique Santos Discépolo, Eladia Blázquez, Chico Novarro y muchos más. 

Permítanme la licencia de citar a alguien que reúne dos motivos fundamentales para  mencionarlo: es mi preferido y en estos días se cumplieron 70 años de su fallecimiento; el gran Homero Manzi que nos dejó frases para siempre.

“Un farol balanceando en la barrera”

“Fuiste por mi culpa golondrina entre la nieve”

“Ya nunca alumbraré con las estrellas nuestra noche sin querella por las calles de Pompeya”

“Eras la luz del sol, y la canción feliz, y la llovizna gris en mi ventana”

Como cierre, y parafraseando al Negro Mela -glosador y presentador-, “yo puedo batir que es tango porque en su cuna nací”.


*Rubens Alfredo Denza. Nació el 29 de septiembre de 1939. Vive en Wilde. Hincha de NOB.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

Fragmento de Matilda, de Roald Dahl

3155 o El número de la tristeza