CUENTERÍO - Biblioteca serrana en movimiento

En este intercambio de "postales" que llegaron a Libro de arena durante el mes de octubre, es el turno de la biblioteca serrana Cuenterío, que funciona en  distintos pueblos del  Valle de Punilla, provincia de  Córdoba.



Por Marcela Ganapol

CUENTERÍO Biblioteca serrana en movimiento,  nace en el año 2018, para llevar cuentos y libros a escuelas y otras organizaciones del Valle de Punilla, en la provincia de Córdoba. Si bien en los pueblos de la zona hay bibliotecas, algunas con mucha actividad, también es cierto que por múltiples circunstancias la mayoría de las personas no se acerca a buscar libros.    




El objetivo de la biblioteca es  acercarse a la gente, allí donde esté (en la escuela, en la organización comunitaria, en el barrio),  con la convicción de que es necesario reforzar la posibilidad de acceder, a través de los libros, a mundos diversos, llenos de magia, amor y aventuras. Pensamos  que la realidad también pueda entenderse a través del lenguaje literario y poético,  que ese es un derecho de todas las personas. En la niñez, en la adolescencia, en la juventud y en la vida adulta.

El proyecto comenzó en escuelas de nuestro pueblo, Villa Giardino, pero luego se fue ampliando cada vez más porque otras escuelas y organizaciones nos pedían que fuéramos. En este momento recorremos varios pueblos del Valle: La Falda, Villa Giardino, Piedras Grandes en la Pampa de Olaen, La Cumbre, San Esteban, Dolores, Charbonier y El Carrizal; y estamos iniciando la actividad Tarde de Mujeres, Mate y Cuentos, para compartir con mujeres de diferentes barrios de Villa Giardino. Para poder solventar los gastos aplicamos y ganamos dos veces subsidios derivados de la Convocatoria para bibliotecas Julio Verne de la Fundación Williams. También colaboran con nuestra tarea la Cooperativa y la Dirección de Cultura de nuestro pueblo.


Prestamos libros a chicos, jóvenes y adultos. La mayoría de ellos no tienen la costumbre de leer en forma cotidiana. Para muchos es el primer libro que entra en la casa. Para las escuelas rurales o más alejadas es realmente una fiesta que cada mes lleguen las narradoras a compartir cuentos y libros. ¡Para nosotras también! Ya estábamos convencidas de que los cuentos a viva a voz, mirada a mirada, vibrando en el mismo espacio, iban a sobrevivir a cualquier tecnología y medio audiovisual. Ahora sabemos también que los cuentos sobreviven a la pandemia, a los barbijos y al alcohol en gel. Cada vez que salimos a rodar con CUENTERÍO abrazamos y nos sentimos abrazadas.


Para comunicarse con nosotras:
bibliotecacuenterio@gmail.com
En Facebook: CUENTERIO
En Instragram: bibliocuenterio


Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

Fragmento de Matilda, de Roald Dahl

3155 o El número de la tristeza