El jamón del sánguche

Preparándonos para recibir a Graciela Bialet, compartimos esta bella reseña de una de sus novelas más bellas.



Por Juan Serafini*

Hermanas de sangre, hermanos del corazón, hermanas de parte de la pareja de mamá adoptiva, hermano, hijo de papá adoptivo, hermanastros, hermanastras, madrastras con madre adoptiva presente, padrastro pero con padre adoptivo que está.
Qué lindo kilombo tan sabiamente hilvanado por Graciela Bialet que pone en boca de una niña, joven, mujer de 15 años, el relato de una búsqueda, la búsqueda de sí misma. Tal vez como la búsqueda en la que estamos todas las personas explicándonos por qué nos quiere quien nos quiere y por qué no, quien no, para reflejarnos en el amor como perro que lame la mano de aquella persona que da un hueso para terminar diciendo, mientras nos miramos a los ojos en la imagen reflejada en el botiquín de baño: “Yo soy yo” y listo, o no, para caer en el infinito ser del ser cuyo origen es.
Cuántas preguntas que propone, sin mencionarlas, esta narración enmarcada en el diario de una quinceañera adoptada, que decide buscar su identidad biológica o su historia sanguínea.
Y mientras, la creación literaria.
Y mientras, el amor naciente.
Y mientras, el abrir de ojos.
Y mientras, la necesidad de crecer.
Y mientras, el amor de abuela.
Y mientras, la cultura árabe.
Y mientras, la vida.
Detalles por doquier que no se pueden perder porque el todo de esta historia está compuesto por micropartículas de las cuales se nutre necesariamente el universo juvenil que, encantando, regala la autora.
Zona libre, qué mejor espacio para publicar el devenir del libre pensamiento íntimo de una adolescente que no adolece, crece y crece.


* Juan Serafini es maestro, clown, carpintero y cuenta cuentos. Nació en el año 1967 en el barrio de Palermo viejo, Buenos Aires, Argentina, y ha vivido en Valparaíso, Chile, San José de Costa Rica y San Cristóbal de las casas, Chiapas, México. En todos estos lugares se desempeñó como clown, cuenta cuentos, facilitador y cocreador de grupos de teatro del oprimido en comunidades de bajos recursos económicos.

El jamón del sánguche
Graciela Bialet
Norma, 2008.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

Fragmento de Matilda, de Roald Dahl

3155 o El número de la tristeza