¡Y llegó el día! Bitácora de Las Cuenteras del Parmenio

Termina 2021 y cierran las actividades de promoción de la lectura del Programa Bibliotecas para armar junto al Hospital Piñero

Está breve crónica relata el último encuentro de "Las cuenteras del Parmenio" que se da en el marco de los Espacios de Lecturas organizados por el Servicio Social del Hospital Piñero.


Por Cecilia Panero


Ella les contó un cuento, los niños la escuchaban. 

Con  sus miradas se detenían en pequeños 

almohadones  de colores que sus manitas ávidas 

los tomaban para construir montañas, edificios, 

castillos y hasta para hacer caminos. 

Ellos extendieron cómodamente sus cuerpos 

pequeños en la alfombra que por instantes 

se les convertía en un mar pacífico 

y en otros en un valle llenito de flores.

Magdalena Vázquez Mejía 



Hace unos meses atrás cuando la Dra. Ana Scaliter, en una capacitación por Meet del Programa Bibliotecas para Armar, nos dijo que estaría bueno tener una reunión presencial con las mamás de los pacientes de Neurodesarrollo para facilitar la comprensión de la importancia del juego y de los cuentos con sus hijos, nosotras prensamos que sería imposible.

Pero Las Cuenteras del Parmenio tomamos el guante y nos preparamos.  Tuvimos varios encuentros donde charlamos con M. Laura Migliarino sobre la importancia de la lectura en el crecimiento, el proceso por el cual el desarrollo de la imaginación habilita la existencia de otros mundos posibles, y finalmente el 1° de diciembre a las 10 de la mañana, en el Aura Magna del Hospital Parmenio Piñero, se hizo la reunión.

Nos encontramos a las 9 hs. para los preparativos del aula; ordenar los bancos, almohadones, libros y regalos. Y Junto con Marisol Mancini –la TS del Hospital- y María Laura armamos dos rincones para grandes y para chicos, pusimos música y nos dispusimos en la puerta con PUPS -pequeños universos de posibilidades poéticas- para dar a los invitados una recepción amorosa y cálida. 

10.30 hs. dimos por comenzada la reunión haciendo una ronda y nos saludamos y presentamos bailando, cantando y jugando con la poesía y nuestros nombres. Luego se incorporó nuestra querida Rosita, un títere con la voz de Susana –una de nuestras cuenteras- que invitó a los chicos a participar del rincón de lectura donde junto a las alfombras y almohadones los esperaban nuestras compañeras de equipo Chechu y Magda. 

Las mamás -junto con Ana, Marisol, María Laura, Norma y quien les cuenta- nos sentamos en otro rincón. Allí conversamos sobre el acompañamiento que puede ofrecer el hospital a través de su Servicio Social frente al silencio de las obras sociales y la falta de turnos, hablamos sobre la integración en el ámbito escolar y cómo el encuentro con el juego y la literatura se vuelve vital para el desarrollo del lenguaje en la primera infancia,  leímos cuentos y poemas y compartimos saberes sobre los “modos de leer con los más pequeños”. Trabajamos con revistas infantiles (donadas para la ocasión) y les mostramos cómo aprovechar las ilustraciones para inventar pequeñas historias que puedan despertar la imaginación de sus hijos. Jugamos con “cometas-poetas” y ofrecimos Te-Cuento con textos y poemas breves.

Para despedirnos, mamás, cuenteras y niños armamos nuevamente la ronda de inicio evocando las mismas canciones con las que habíamos comenzado el encuentro. 

Las caras de alegría por el momento compartido acompañaron las gracias mutuas, y a la par del “ojalá que muy pronto se repita” los chicos saludaron sonriendo, cargados con sus monstruos de papel, libros y revistas. 

   

Comentarios

  1. Felicitaciones!!!! qué alegría tan grande este camino conjunto entre bibliotecas para Armar y Las cuenteras del Parmenio!!! Alegría la experiencia y sabiduría de María Laura Migliarino tejiendo redes con la experiencia y sabiduría de estas narradoras fabulosas! y el trabajo continuo y profundo que realiza el Servicio social del Hospital Piñero! y todas las tramas de Espacios de lectura que venimos desarrollando juntes entre Bibliotecas para Armar y el hospital y los cenctros de salud!!! Brindo por estos caminos conjuntos, por la alegría de volver a encontrarnos en la ronda con las familias para compartir cuentos, juego, lecturas, poesía!

    ResponderBorrar
  2. Gracias M. Laura, Gracias Diana !!!Hermoso el camino recorrido, desde las primeras capacitaciones, hasta la conformación de este maravilloso grupo de Narradoras Orales, que ya tiene identidad propia!!
    La posibilidad de ir tejiendo un entramado desde lo institucional con Bibliotecas para Armar y desde lo comunitario, territorial con la Red Lecturas al Sur, la experiencia previa de los Cesacs con Angeles como quien inicia estos espacios en Salud. Todo esto permite que los espacios se sostengan, siempre como motor el acercamiento a lxs niñxs, las familias, que lo reciben reescribiendolo todo. Por un 2022 en que sigamos consolidando lazos.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

Fragmento de Matilda, de Roald Dahl

3155 o El número de la tristeza