Flon Flon y Musina

La guerra no es sólo territorio de los adultos, también habita el universo infantil. Sin embargo, en el tratamiento de este tipo de temas duros y complejos es necesaria siempre la mediación de un adulto que explique y acompañe, con la reflexión y la palabra, a la lectura. Libro de arena comparte el cuento “Flon-Flon y Musina”



Flon-Flon y Musina siempre estaban juntos. Unas veces jugaban en la orilla de Musina.
Otras, jugaban en la orilla opuesta, que era de Flon-Flon.
-Cuando sea mayor, me casaré con Musina– afirmaba FlonFlon.
Y Musina añadía:
-Cuando sea mayor, Flon-Flon será mi marido.
Pero una tarde, mientras leía el periódico, el padre de Flon-Flon exclamó:
-¡Malas noticias! Pronto llegará la guerra.
Al día siguiente, la guerra ya estaba allí.
Aún no podían verla.
Pero su padre tuvo que marcharse.
-Adiós, querida esposa-
Adiós, mi pequeño Flon-Flon.
Volveré pronto
-les dijo, apretándolos en su pecho.
A la mañana siguiente,
Flon-Flon le dijo a su madre:
-Me voy al riachuelo, a jugar con Musina.
Pero su madre le mostró por la ventana
que ya no había un riachuelo.
Ahora había una cerca de espino.
-Es para que nadie pueda entrar en casa, le explicó su madre.
-¿Ni siquiera Musina? –preguntó Flon-Flon.
-¡Calla! –replicó su madre-.
No hables de Musina. Está prohibido.
-¿Por qué?
-Porque está del otro lado de la guerra.
-¿Dónde está la guerra? –preguntó Flon-Flon, enfadado-.
Voy a decirle que quite esta cerca de espino. Voy a decirle que se vaya.
-Eso es imposible –repuso su madre.
La guerra era demasiado grande. No escuchaba a nadie. La oían ir y venir.
Hacía mucho ruido. Encendía unos fuegos inmensos. Destrozaba todo…
Duró mucho tiempo. Parecía que nunca iba a acabar…
Pero por fin, de repente, dejaron de oírla. Entonces, al ruido sucedió un inmenso silencio.
Ese día regresó su padre. Parecía muy cansado.
-Ya está –dijo-. La guerra ha terminado.
Pero Flon-Flon seguía viendo la cerca de espino:
-¡No es verdad! ¡La guerra no ha muerto! ¿Por qué no la has matado?
-La guerra no muere jamás, hijo mío. Sólo duerme de vez en cuando.
Y, cuando duerme, hay que tener mucho cuidado para no despertarla –suspiró su padre.
-¿Acaso hacía demasiado ruido cuando jugaba con Musina? –preguntó Flon-Flon.
No –respondió su madre-. Los niño
s son demasiado pequeños para despertar la guerra.
Entonces, Flon-Flon salió al prado. Allí jugaba con Musina antes de la guerra.
Caminó a lo largo del cerco. De repente oyó una voz. Era Musina que lo llamaba.
Había hecho un pequeño agujero en la cerca y estaba atravesando el riachuelo.

Flon-Flon y Musina
Elzbieta
Buenos Aires, SM, 1993


Comentarios

Entradas más populares de este blog

El libro "Cuentos de la selva", de Horacio Quiroga, cumple sus 100 años de su primera publicación

Liliana Bodoc: "Todos sabemos lo que nos pasa cuando un libro nos enamora. "

Encuentros con los libros álbum