Un misterio en el centenario

Olga Kennedy nos acerca una reseña de una gran novela juvenil, de esas que están en el dudoso límite entre la literatura para jóvenes y la de adultos, sin etiquetas: La oscuridad de los colores, premiada y muy celebrada novela de Martín Blasco*.        


Por Olga B. Kennedy** 


De pronto, una mente tenebrosa, en nombre de “mejorar a la humanidad” te arrebata los primeros 25 años de tu vida y la modifica para siempre. ¿Hay vuelta atrás?

-Un médico siniestro y su plan para cambiar al mundo.

-La misteriosa desaparición de cinco bebés, todos en un mismo día, con un solo hilo conductor  en sus historias: ser hijos de inmigrantes, en una Buenos Aires de 1885.

-Un joven periodista que recibe el encargo de investigar el hecho (25 años después) a raíz de la reaparición de Amira, una hermosa joven que dice ser una de las criaturas secuestradas y no recuerda nada de todos sus años de cautiverio.

La novela, ambientada en la buenos Aires que ostentaba ser la mayor ciudad de América y en preparativos de los festejos por el centenario de la Revolución de mayo, tiene una trama original y un ritmo atractivo. Con rasgos de las novelas policiales negras o de suspenso. Está contada en dos líneas muy distintas: las anotaciones del diario de trabajo del Dr. J. F. Andrew y su experimento, narrada en primera persona. La otra: las situaciones que atraviesa Alejandro, el periodista, a partir de la propuesta del padre de Amira, de investigar los hechos ocurridos desde la desaparición de esos cinco niños. Está contada en tercera persona. Esta constante alternancia de los dos narradores crea una dinámica aplicada, ahora, a las actuales series de streaming, tan populares en éstos tiempos. Ese “juego temporal” que nos obliga a estar atentos a los detalles, avances y retrocesos para ir desentrañando, al mismo tiempo que el protagonista, el siniestro plan del médico y sus ayudantes y sufrir con las historias de cinco personas que pierden su identidad y reaparecerán a través de los recuerdos de Amira, ayudada por un extraño joven que acerca el periodista y que maneja una “nueva ciencia: la hipnosis. Las sesiones van trayendo escenas y evocaciones que son investigadas por Alejandro, quien se involucra en cuerpo y alma, consigue dar con otros protagonistas, corre riesgos y lucha por sacar a la luz la verdad. Todo el libro se lee ávidamente, mantiene la expectativa y nunca traiciona. Casi en el final corona el texto con un giro inesperado y nos deja reflexionando de principio a fin sobre temas como la identidad, los sentimientos, la crueldad, la resiliencia y “el ser” humano.


“El alma humana es mucho más compleja de lo que creemos. Podemos hacer todo por dañarla, dominarla o someterla, pero ella, a la larga, propondrá sus propios términos”


*Martín Blasco: Nacido en Bs.As. en 1976. Estudió dirección de cine. Se desempeñó como guionista y productor en diversos programas televisivos de Argentina. Es ampliamente conocido por sus obras destinadas, principalmente, al público infantil y juvenil. Algunos de sus libros son: En la línea recta (seleccionado para la lista de White Ravens 2007), Los Extrañamientos (medalla Colibrí 2015), La leyenda del calamar gigante (destacado de Alija 2012 en categoría teatro), El misterio de la fuente, Las monedas mágicas, Mi nombre es Bonzi. En 2015 La oscuridad de los colores resultó elegida mejor novela de 2015 por la Cámara Argentina de Publicaciones.


** Olga Kennedy participa desde hace años del taller literario coordinado por la Prof. Ana Tripi en la Biblioteca Popular Bartolomé Mitre de caseros, Prov. de Buenos Aires donde integró  la C. D. de la biblioteca.

Participó con sus escritos de tres antologías publicadas por el taller y una de sus obras fue seleccionada por ACATREF para formar parte de un libro homenaje a Ernesto Sábato en 2014. También formó parte de otras tres antologías auspiciadas por la Municipalidad de Tres de Febrero.


La oscuridad de los colores
Martín Blasco
Norma, 2015.





Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

Fragmento de Matilda, de Roald Dahl

3155 o El número de la tristeza