El alma para todas las edades

En el marco de la semana de la publicación del Diario de Ana Frank, Libro de arena ofrece una breve reseña acerca de otro libro que también tiene como protagonista a un adolescente judío. Esta vez, un niño que vive en el Once y que, con su historia, no atrapa solamente a un público juvenil.  

Por Alvar Torales

En las muy buenas entrevistas, que por estos días estuvo realizando Mario Méndez en la Biblioteca Nacional a distintos y reconocidos autores de literatura infantil y juvenil, hubo, entre muchas otras, una pregunta recurrente: ¿existe realmente la literatura juvenil? La respuesta ha sido coincidente; hay claramente una literatura infantil, pero el límite entre la juvenil y la de adultos no sólo es difusa sino que es discutible.
Esto se ve claramente en la excelente novela de Marcelo Birmajer, El alma al diablo. ¿Es juvenil, adulta o para "jóvenes-adultos"? Lo cierto es que la historia del niño que se prepara para "ingresar" a la adultez, resulta encantadora, apasionante, llena de misterio y suspenso. Mordejai, el niño judío, hijo de una familia practicante, que se está preparando para el bar mitzva, se encuentra primero con el escepticismo, con el amor (el de Tamara, 30 años mayor que él), con la transgresión, con la aventura, con lo prohibido y finalmente, como en un recorrido circular, con la reflexión.
En definitiva, la historia nos cuenta la aventura más apasionante y extraordinaria del hombre; la llegada de la adolescencia, el asomo a la vida, el encuentro de uno con el mundo. Y esto trasciende edades y colectividades.
Tal vez a la novela se la encuadre como juvenil, pero yo la leí con mucho placer a mis 70 años.


El alma al diablo
Marcelo Birmajer
Bogotá, Norma, 1996















Comentarios

  1. ¡Muy bueno, Alvar! Y muy linda la novela de Birmajer, realmente recomendable. Mario.

    ResponderEliminar
  2. Para es bastante relativo el género! Siempre se puede apreciar de distintas maneras en distintas edades.
    Está muy bien!
    Saludos! c:

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

La velocidad de la música