El mar, modo de uso

Las ficciones se meten en la vida de los lectores, hacen vivir, sentir, pensar a partir de lo que ocurre dentro de los libros. Como piedras y caracoles encontrados en las caminatas por la orilla de la playa, cada contratapa es, en el relato, un hallazgo único y coleccionable. Libro de arena comparte un fragmento de “El mar, modo de uso” de Juan Forn.



Otra vez bajé a leer a la playa. Me faltaban menos de treinta páginas para terminar el libro cuando empezó a levantarse tanto viento que era para irse. Pero yo quería terminarlo como fuera, así que me guarecí contra los pilotes de la casilla del guardavidas, con la espalda contra la tormenta de arena, el libro apoyado contra las rodillas, y apretando fuerte las páginas con cada mano para que no flamearan. Así estaba cuando el guardavidas se asomó desde arriba por el ventanuco trasero de la casilla y me dijo “eh, escritor, ¿qué leés? Una biografía, le dije. “¿De quién? De un escritor, le contesté. El tipo se quedó mirándome con la cabeza asomada por el ventanuco y después dijo:“ La biografía de un escritor vendría a ser como la historia de una silla ¿no?”
El mar tiene esas cosas. La capacidad de generar las expresiones más cursis y las más inspiradas. Todo depende de la entonación, de la sintonía que uno haga con él. Hay quien dice que demasiada sintonía con el mar te lima. A mí me limpia, me destapa todas las cañerías, me impone perspectiva aunque me resista, me termina acomodando siempre, si me dejo atravesar, y es casi imposible no dejarse atravesar. Cuando viene el invierno, cuando el viento impide bajar a la orilla y hay que curtirlo de más lejos, es como si el mar se pusiera más bravío para acortar la distancia, para que lo sintamos igual. Yo bajo cada día que puedo a caminar por la orilla del mar, o al menos a verlo, cuando el viento impide bajar del médano. Cada contratapa que hice estos siete años la entendí caminando por la playa o sentado en el médano mirando el mar. Por dónde empezar, adónde llegar, cuál es la verdadera historia que estoy contando, de qué habla en el fondo, qué tengo yo, y ustedes, que ver con ella, qué dice de nosotros.
Cuando me vine a vivir al lado del mar, tuve por primera vez en muchos años tiempo de sobra, y al principio me dio un horror vacui tremendo. En términos laborales era un jubilado. Mis obligaciones se reducían a mirar los estantes de mi biblioteca. Tres de cada cinco libros de esa biblioteca los tenía sin leer aun cuando llegué a Gesell. El vicio de todo lector voraz: comprar libros para tenerlos, para leerlos algún día. Bueno, el día había llegado.
Uno de los pocos déficits que tiene el hábito de leer es que, cuando uno termina un libro que le gusta, todo lo que siente adentro queda ahí, y se va disolviendo antes de encontrar alguien con quien compartirlo. Ese es más o menos el espíritu con que he encarado las contratapas todos estos años: tratando de que el envión de la lectura se unifique todo lo posible con el acto de la escritura. Leer, caminar, escribir en una misma frecuencia, semana tras semana. Pensar en formato viernes, en lugar de pensar en formato libro: salirme de esa lógica que se había convertido en un karma (“¿Estás escribiendo?” “¿Para cuándo el nuevo libro?”).
En mi dacha de Gesell hay estantes por todos lados. Son anchos, para poder empujar los libros hacia atrás y dejar un poco de espacio, donde voy poniendo pequeñas piedras que me traigo de mis caminatas por el mar. Son piedras especialmente lisas, especialmente nobles en su desgaste, esas cuya belleza es lo que la abrasión del mar hizo con ellas, lo que no les pudo arrebatar. Esas que cuando vemos en la arena no podemos no agacharnos a recoger. Tienen el tamaño justo para nuestra mano; responden a ella como si fueran un ser vivo, y sin embargo, cuando se van secando en nuestra palma y van perdiendo color, no sabemos qué hacer con ellas y las soltamos.
Por tener tantas repisas providencialmente a mano, en lugar se soltarlas empecé a traerme de a una esas piedras, de mis caminatas por la playa. Nunca más de una y muchas veces ninguna (a veces el mar no da, y a veces es tan ensordecedor que uno no ve lo que le da). Así fueron quedando una al lado de la otra, a lo largo de los estantes de mi dacha. Es lindo cuando alguien agarra una distraídamente y sigue conversando en esas sobremesas que se estiran y se estiran tal como se desperezan los gatos. Hay días en que pienso que mis contratapas son como piedras encontradas en la playa, puestas una al lado de la otra, a lo largo de los estantes de mi dacha…”



Fragmeto de:
“El mar, modo de uso”, en Los viernes
Juan Forn

Buenos Aires, emecé, 2015

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Lewis a través de la lente

Encuentros con los libros álbum