La casa del crimen

Compartimos otra reseña de un libro de nuestra reciente invitada, Alicia Barberis, en este caso La casa del crimen, novela ilustrada por Mirta Uberti y publicada en Colihue, en 2019. Dan muchas ganas de leerla.

 

Por María Rosa De Paola*

 

 

La casa del crimen, libro destinado a lectores de a partir de nueve-diez años hasta cien. Se descubren, entrelíneas, capas de lectura para los adultos también.

Atrapante para niñes porque se lee rápido, por sus capítulos cortos para un relato con lógica detectivesca que protagonizan Violeta y Lautaro, ambos de once años, que entablan amistad apenas Violeta llega al pueblo con su mamá. Profundo para quienes tenemos varios años más, descubrimos hilos sutiles, recursos de la buena escritura que nos dicen algo más que lo obvio. No podemos sino dejarnos llevar por la memoria de los hechos sucedidos en la época del terrorismo de Estado.

Algunos de estos indicios:

  • El afán de titular todos los capítulos con los momentos del día. Un esquema repetitivo, siempre igual: A la mañana, A la tarde, A la noche.

Nos lleva a imaginar lo que habrá sido estar en un centro clandestino de detención. 

  • Imágenes como el baúl con cartas ya amarillentas por el paso del tiempo lleva a Violeta a ir descubriendo los motivos de la tristeza de su madre y la ligazón con sus abuelos, o sea bisabuelos de Violeta. Ellos habitaban esta su “nueva” casa, a la que la mamá la llevó sin explicaciones.

El paralelismo sería el reconocimiento de un pasado todavía omnipresente en nuestro país.

  • El nombre del pueblo “Pozo borrado”, el descubrimiento de los chicos: “…árboles marcados…”. 

“… Y ahora con los papeles en la mano, van a empezar con la tala. Tienen topadoras y explosivos…”. 

Estas imágenes son una gran metáfora sobre lo ocurrido en nuestra patria durante la dictadura cívico-militar.

  • El agujero en el tronco del árbol por donde Violeta y Lautaro acceden a la casa del crimen.

No se puede evitar hacer el correlato con la historia de Alicia que, a través del hueco del árbol, accede a un mundo subterráneo, recurso carrolliano, según describe Graciela Montes “… trama llena de ambigüedad, de tensión fundamental entre el azar y las reglas, la convención y la locura…”.


Otra obra de Alicia Barberis que nos brinda la posibilidad, a través de la aventura de les protagonistas, de acceder a una gran revelación: 

La verdad permite superar la angustia del pasado y abre la posibilidad de la justicia.  


* María Rosa De Paola es Profesora de Enseñanza Primaria y Licenciada en Psicopedagogía. Trabajó en escuelas primarias de modalidades común, especial y  en centros de salud. Ha diseñado y coordinado talleres de creatividad y juego.

Actualmente se dedica a la escritura e ilustra sus propios textos.



La casa del crimen
Alicia Barberis. Ilustraciones de Mirta Uberti.
Colihue, 2014.


 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

Fragmento de Matilda, de Roald Dahl

3155 o El número de la tristeza