Historias que nos llegan desde el sur

Mientras esperamos la entrevista con Nelvy Bustamante, autora, entre otros muchos, de Cuentan en la Patagonia, bello libro que recolecta historias y leyendas de nuestro sur, disfrutamos de una bella reseña.


Por Ana Sofía Vergara*


Hay una voz, como hilo invisible traído por el viento que recorre toda la Patagonia argentina, uniendo a los pueblos originarios con el extranjero que llega, para contar su encuentro. La autora recoge ese hilo, esas voces que antiguamente resonaron alrededor del fuego, cerca del río, del mar o la cordillera, transformándolas en palabras para relatar las historias vividas entre los tehuelches, mapuches y un grupo de colonos galeses que llega a estas tierras en búsqueda de libertad y porvenir.

Estos pueblos han podido convivir pacíficamente, compartiendo sus costumbres y conocimientos desde la grandeza de su ser.

Cuentan en la Patagonia tiene siete relatos, leyendas: “Algunas son historias “reales”; otras, inspiradas en la fantasía de estos pueblos”, dice la autora.

* El Reforó: el del hombre que venía de lejos y se detiene a descansar. Un paisano lo ayuda ofreciéndole el galpón para comer y pasar la noche. Allí tiene el encuentro con el esqueleto. A quién habrá que tenerle más miedo: ¿A los vivos o a los muertos?

*El Cuero del Agua y de lo peligroso que podía llegar a ser acercarse a la orilla del lago y verla. Algo que el joven tehuelche ignoró y su padre, el cacique, lamenta a gritos en las noches sin luna.

*El hombre sin sombra y cómo así, de repente don Albarino pasa de andar caminando contento y disfrutando por la montaña a caer en una grieta y encontrarse con el salamanquero, el rey de la oscuridad y entonces su vida cambia para siempre.

*Rachel, la mujer de la mirada clara, la galesa que llegó con un grupo de compatriotas y luchó contra el hambre y el desierto. La observadora que descubrió cómo ese río se podía transformar en su salvación, en la de todos.

* El trueque: este fue entre tehuelches y galeses necesidad y lazo. Eran diferentes, pero los igualaba la pobreza y la soledad. No comprendían el idioma y sin palabras, entendieron el deseo del otro. Esto les ocurrió a Daniel y Kaliats. Un potro por un reloj. Un pacto de honor que no se quebrantó a pesar de los rumores.

*Una nota para el Hen Wlad (Viejo país, nombre de un periódico editado en Gales). Elune Davis viaja de Gales a Chubut para reconstruir la historia del encuentro de dos niños, un tehuelche y un galés, con la ayuda de un viejo poblador. Una historia que tiene más de cien años. Ellos cruzaron sus miradas a orillas del río, sin palabras se ofrecieron lo que habían recogido: piedritas de colores. Rojas Jhon, amarillas Waje. Aprendieron uno del otro mientras crecían. Así sellaron una amistad para toda la vida. Más allá de la vida y las injusticias.

*Malacara, un caballo que había vivido en la chacra de los Evans. Ha vuelto, está de regreso, otra vez para ponerle el cuerpo al peligro en esta noche de tormenta, su cuerpo   valiente y fantasmal.

Al finalizar los relatos nos cuenta quiénes eran los colonos galeses, su vida y costumbres acompañadas de un importante registro fotográfico y referencias de dónde podemos encontrar estas historias.

Las ilustraciones de Lucas Nine, en blanco y negro, acompañan muy bien cada relato.

Dice Nelvy Bustamante: En el sur del sur, el viento suele contar historias como éstas. Quizá con la secreta intención de que acercarnos a estos pueblos, a su visión del mundo, podamos asomarnos a las actitudes humanas que posibilitan verdaderos encuentros.


*Ana Sofía Vergara es docente de primaria, recientemente jubilada. Ejerció su vocación los últimos diez años, orgullosa, en la Escuela Pública. Muy feliz de haber terminado el recorrido, en la Escuela 3 DE 15 “República de Costa Rica “.

Apasionada por la lectura y de convidar las palabras a los niños. Disfruta escribiendo y dibujando. Amante de los dragones, viajes y colores.


Lo que cuentan en la Patagonia
Nelvy Bustamante
Ilustraciones de Lucas Nine

Sudamericana, 2005.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

Fragmento de Matilda, de Roald Dahl

3155 o El número de la tristeza