Bicho hambriento

Compartimos esta reseña de Graciela Ocampo sobre uno de los libros más interesantes de su maestra Iris Rivera: una reseña que nos remite a la lectura de Jarry, de Rivera, de los buenos libros para primeros lectores y para grandes lectores.



Por Graciela Ocampo*


Dice Alfred Jarry: "(...) la patafísica será la ciencia de lo particular, aunque se diga que no hay ciencia más que de lo general. Estudiará las leyes que rigen las excepciones; explicará aquel universo suplementario al nuestro. O, menos ambiciosamente, describirá un universo que se puede ver, y que quizá se deba ver, en lugar del tradicional (...)"

Iris Rivera muestra en su Bicho hambriento, un universo que también se puede ver a través de miradas poéticas propias de la infancia y de la metáfora que aflora en las más variadas formas: coplas, limericks, preguntas retóricas, haikus. Circulan el día y la noche con sus astros, constelaciones, insectos; llamas, guanacos, yacarés entre otros animales propios de nuestra fauna autóctona; la vida en el mar; las intrigas ante el comportamiento de sillas, sogas, escaleras y algo más. Y en el centro, la contemplación de un Bicho hambriento que diariamente se come a un papá al mejor estilo Jarry en su Cinegética del... No te lo develamos, esperamos que te sorprenda la antología de Iris Rivera acompañada de imágenes de José Sanabria, tan sugerentes como la poesía en que se anclan.

Alfaguara Infantil presenta esta antología en la colección Primeros lectores para primeras miradas y tal vez, para renovar las miradas de adultos que buscan contemplar las sorpresas del lenguaje poético.

*Graciela Ocampo se desempeña como librera en el partido de General Rodríguez.



Bicho hambriento
Iris Rivera
Ilustraciones de José Sanabria
Alfaguara infantil, 2014
Col. Primeros Lectores

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza