Los libros para los bebés y sus diferentes formatos


En el Laboratorio de análisis y producción de LIJ también nos interesamos por los libros para bebés. Magalí Jardón, que nos viene acompañando desde hace tiempo en las actividades del Programa en La nube, suma este trabajo de análisis sobre los distintos formatos, realmente muy interesante.

                                                                                                                              
Por Magalí Jardón*

Los libros para los bebés se presentan en cartoné para facilitar su durabilidad, con puntas redondeadas para no lastimar y del tamaño adecuado para la autonomía del lector. Un ejemplo de esto es la colección “Los duraznos” de Pequeño editor. Ideales para que el pequeño lector pueda manipularlos a su antojo.

Los formatos se agrandan un poco como en la colección “Charitos” de la editorial Ojoreja o se alargan como en la colección Luciérnaga de Edelvives.

Encontramos diseños escalonados como “Ya llego” o “Pequeño o grande” que propone Hervé Tullet editado por Patio Editorial. En cada página, en cartoné y redondeada el autor mantiene en suspenso la historia que invita a dar vuelta la página para descubrir nuevos sentidos.

Si se trata de formatos para los más chiquitos no podemos dejar de mencionar a los desplegables, maestros absolutos del enigma y la sorpresa, componentes fundamentales para capturar lectores.


Coco books con la colección Literatura Mini apuesta a los clásicos para bebés: Frankenstein, Alicia, El libro de la selva, Drácula, Romeo y Julieta aparecen con atractivos diseños en cartoné y puntas redondeadas.

También hay formatos “grandes” de tapa dura sin cartoné ni puntas redondeadas Como es el caso de “El pequeño pez blanco” de V& R que tuvo tanto éxito que ya hay una segunda parte “El pequeño pez blanco organiza una fiesta” y una tercera “El pequeño pez blanco está muy feliz”. Los tres del genial Guido Van Genechten.

La multiplicidad de formatos contribuye a ampliar las posibilidades de manipulación y de apropiación del universo simbólico y cultural de los bebes que siempre se encuentra intermediado por un adulto quien ofrece ese universo.


* Magali Jardón fue una de las infaltables participantes del primer ciclo del Laboratorio de análisis y producción de LIJ. Y sigue firme junto a nosotros en el segundo. Es Licenciada en Psicología y cursa la especialización en LIJ en la UNSAM, especialmente interesada en la lectura y literatura en la primera infancia. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza