Ofelio Veccchio en acción

El curso Auxiliares de bibliotecas continua compartiendo con los lectores de Libro de arena información, artículos específicos sobre el funcionamiento de las bibliotecas y las prácticas del bibliotecario y textos como el que sigue a continuación, en donde se relata la experiencia desarrollada en la Biblioteca Ofelio Vecchio del club Nueva Chicago el 22 de agosto pasado.


En el tradicional barrio de Mataderos con su rica historia popular, el Club Atletico Nueva Chicago refleja no solo la vida deportiva del Club, sino su inserción en la historia política y cultural.
En ell Departamento de Cultura y Educación funciona la Biblioteca Ofelio Vecchio.  Fundamentalmente nuestra Biblioteca prioriza la importancia de la interrelación Club – Escuela; notamos que las dos instituciones separadamente, si bien logran sus objetivos institucionales propios, lo hacen aisladamente, pudiendo enriquecer sus acciones en conjunto, interactuando a través de la Biblioteca, y su animación sociocultural y de extensión bibliotecaria. Ofreciendo un poderoso medio terapéutico para ayudar a los chicos a encontrar alternativas que los alejen de las problemáticas actuales.
El Club al relacionarse con las escuelas tiene la posibilidad de atraer no sólo al chico, sino al núcleo familiar, desde una estrategia informal, brindando un espacio de recreación productiva, y socializadora, como también contribuyendo a fomentar la resiliencia, especialmente en aquellos clubes que tienen población de riesgo.
Actividades tales como visitas guiadas, exposiciones, talleres, teniendo en cuenta las necesidades de los usuarios.
La vinculación de la literatura con distintas actividades del Club, ya sean deportivas, o las que ofrece el departamento de Cultura y Educación: plástica, danzas, teatro, comedia musical, computación, idiomas, etc.
Un hecho que deseo destacar es el que impulsó el Departamento de Cultura cuando hizo una convocatoria abierta destinada a todos aquellos que deseaban dar su aporte para la realización del Libro del Centenario, que no se basó solo en la cronología, sino en testimonios, recopilación de anécdotas, poemas, narraciones, cuentos, etc. Es así que se acercaron escritores de la zona, historiadores, personas de diferentes profesiones, etc.
El Departamento de Cultura y Educación a través del Libro del Centenario revalorizó la Biblioteca.
Lo mismo sucedió cuando dimos impulso al proyecto “Murales por el Centenario”.

Nuestro barrio y barrios aledaños se fueron vistiendo de verde y negro, se abrió  un facebook como vía de comunicación, y el éxito de convocatoria fue inmediato. Grupos de muchachos comenzaron a contactarse con nosotros, es una clara muestra de cómo el club puede reforzar sus lazos con la comunidad en total armonía.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Lewis a través de la lente

Estrategias para alentar la lectura