Siguiendo el camino de Dorothy Parker





Inventario

Cuatro son las cosas que conozco y me hacen más sabia:
Pereza, pena, un amigo y un enemigo.
Cuatro son las cosas sin las cuales todo hubiera estado mejor:
amor, curiosidad, pecas, dudas.
Tres son las cosas que nunca lograré:
Envidia, profundidad y suficiente champagne.
Tres son las cosas que tendré hasta la muerte:
Risa y esperanza y un ojo en compota.
Coincidencia desafortunada
Desde el momento en que jures que sos suya,
Temblando de emoción, suspirando,
Y él jure que su pasión es
infinita, que está siempre encendida.
Mi querida, anotate esta:
Uno de los dos está mintiendo.  



    Por favor, deja de darme las gracias, por el amor de Dios—dijo él.
    La verdad, no creía que estuviera diciendo nada mal. Si te he ofendido, lo siento muchísimo. Sé muy bien lo que es sentirse ofendida. Te aseguro que no me di cuenta de que era un insulto decir “gracias” a alguien. No estoy muy acostumbrada a que me pongan verde porque digo “gracias”.
    ¡No te pongo verde!—exclamó él.
    ¡Ah! ¿no? —dijo ella—Bueno.
    Dios mío, lo único que he hecho ha sido preguntarte si querías que fuera a buscarte cigarrillos. No hay por qué irritarse.
    ¿Quién dice que estoy irritada? No sabía que fuera una ofensa criminal decir que jamás se me ocurriría molestarte por eso. Me temo que debo ser terriblemente estúpida o algo parecido.
    ¿Quieres o no que vaya a buscarte cigarrillos?— preguntó él.
    ¡Santo cielo!—exclamó ella—si tantas ganas tienes de irte, por favor, no te sientas obligado a quedarte.
    Por favor no seas así.
    ¿Qué no sea así?—dijo ella—No soy ni así ni asá.

De Los sexos, en el libro La soledad de las parejas, de Dorothy Parker.



El 22 de agosto de 1893 nacía Dorothy Parker, escritora emblemática y neoyorkina hasta la médula. Retrató como nadie el lado B del orden establecido de la época que le tocó vivir. Sus comienzos como escritora fueron para la revistas Vogue y Vanity Fair.  Gracias a su carácter poco dócil, fue despedida y pudo dedicarse libremente –que no es lo mismo que fácilmente- a escribir lo que se le diera la gana.
Publicó varios libros de cuentos y poesías, trabajó para Hollywood como guionista, estuvo en las listas negras del macartismo, sospechada de comunista, fue una de las fundadoras de la Liga Anti Nazi, tuvo tres intentos de suicidio, una fuerte adicción al alcohol y pidió que su epitafio dijera “Perdónenme por el polvo”. En su testamento, legó toda su herencia al movimiento de Martin Luther King. Dorothy, gracias por todo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Encuentros con los libros álbum

Lewis a través de la lente