Los "otros", en el cosmos literario de Marosa Di Giorgio


La notable poeta uruguaya compila en "Otras vidas", perfiles biográficos, entrevistas, prólogos y reseñas, escritos sin mezquinar lirismo ni sabiduría.






Como en la Rayuela cortazariana, a Otras vidas se puede entrar por cualquier página. En este caso no se trata de una novela experimental sino de un libro de miscelaneas en el sentido más generoso del término. Generoso como su autora, la escritora uruguaya Marosa Di Giorgio (Salto, 1932 - Montevideo, 2004). 

En esta cuidada edición de Adriana Hidalgo editoraOtras vidas reúne perfiles biográficos, entrevistas, prólogos y reseñas que la gran poeta escribió a lo largo de su vida y en los que da cuenta de su inefable cosmos literario, en el que siempre hubo espacio para (re)interpretar el material de autores variopintos. 


En estos textos, espejos ajenos acaso, la autora de Los papeles salvajes habla de sus fuentes, de sus colegas, de los libros que le gustaban, de sus amigas, de conocidos e igualmente admirados, de su mundo cotidiano, donde recalar en los cafés era mojón obligado de su exégesis del mundo.

Di Giogio escriba, analiza, interpreta a escritoras y escritores, sobre todo de su país (aunque también de otras latitudes, entre ellos algunos argentinos), que en conjunto conforman el peculiar parnaso de la "mariposa pelirroja de colección", como la define en el prólogo su amigo, compinche  de caminatas interminables y confesor, el escritor Eduardo Espina.

En el noticiero de sus días

Poeta y ensayista uruguayo, Espina describe con precisión a las "distintas" Marosas, a la par que abre la puerta a un libro que en su simpleza destella como si fuera unos cuantos: "Salía a la realidad con su plan interpretado...A la mirada la hacía responsable de sus asombros. Marosa andaba por donde le tocara, iluminada por el sol de su infancia, aunque eso no apareciera mencionado en los noticieros de sus días. Si bien era una mujer de modales impecables, una dama en ejercicio constante de una ralea victoriana, no era alguien fácilmente accesible que anduviera regalando ritos de gregaria adulación al primero que apareciese. Era muy amiga de sus amigos, de lealtad a prueba de fuego, aunque también muy distante con los desconocidos". 

"Marosa fue ánima y animal fluvial, de las que aparecen cuando hay una orilla cerca".

 

De los vericuetos del alma


Además de los exquisitos perfiles de, entre tantos, Delmira Agustini, Ida Vitale, Idea Vilariño, Silvina Ocampo, Felisberto Hernández, Circe Maia y  Armonía Somers, con buen tino se rescataron párrafos de entrevistas, cuestionarios de lo más curiosos y confesiones de una autora que revelaba que "mi escritura sale de los vericuetos del alma, del jardín del cielo estrellado. Así es".


Reseñas de autores nóveles o consagrados, famosos y no tanto, prólogos y contratapas, todos tienen en común -bajo la luminosa mirada de Marosa- que destilan la misma intensidad poética que ella decantaba en sus propios libros y en sus recordadas performances literarias. 

Se podría decir acaso que la inspirada pluma de Misales no escamoteaba lirismo a la hora de escudriñar la creación ajena.

En esa generosidad sin diques, quien se reconocía como "una princesa desnuda, descalza, una monja un poco gitana", presentaba ética y estética como insobornables credenciales. Autores y lectores, agradecidos.


Otras vidas 

Marosa Di Giorgio

Adriana Hidalgo
Colección Fuera de serie

248 págs.
$320










Fuente: www.mdzol.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Lewis a través de la lente

Estrategias para alentar la lectura