Las monerías de Jacinta

Laura Migliarino relata brevemente una experiencia más de las tantas que cotidianamente llevamos adelante en las bibliotecas comunitarias, que en este caso, culminó con la celebración de la presentación del libro de tela Las monerías de Jacinta.




En la vida no hay nada más lindo que poder contar y mostrar el fruto de nuestro trabajo. Por eso es que un jueves de agosto, muy temprano, la comunidad que integra el Centro de Primera Infancia “La mona Jacinta”, del barrio de Mataderos, se reunió para celebrar la presentación del libro de tela Las monerías de Jacinta, realizado junto a las madres de la sala de lactarios y 3 años.




Este libro es el resultado de los encuentros que mantuvimos cada semana, durante el mes de mayo, en el que le dedicamos parte de una mañana para pensar y elaborar un libro de tela para la biblioteca del CPI. Desde un comienzo nadie dudó en homenajear a la querida María Elena Walsh a través de una historia que contara escenas graciosas de esa mona tan querida y cantada por todos.




Y como el vínculo con la palabra y la literatura no sabe de tiempos, ellas están ahí dispuestas para enriquecernos, nosotros hicimos uso para contarles a todos los participantes de la importancia del vínculo temprano de los niños y las niñas con la literatura y la canción de cuna. Contar la experiencia de trabajo, ofrecer la palabra a esas madres que eligieron cada personaje, cada textura y cada escena, generó un momento único, irrepetible, donde cada una, pudo dar voz a su experiencia y motivar a los participantes a pensar en “futuros nuevos libros”.




Los niños y las niñas estuvieron con la mirada atenta y expectante frente las historias que la narradora Diana Tarnofky trajo para compartir: monas, monos y monitas, monerías viajeras capaces de cazar una naranja con cuchillo y tenedor. Escenas de lectura que a diario se repiten en cada una de las salas pero que en esta ocasión son captadas por la cámara: una mirada que refleja que la literatura y la primera infancia siempre van de la mano y que somos los adultos los encargados de que juntas salgan a correr.


Jueves 16 de agosto
CPI La mona Jacinta


Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza