El monstruo del siglo y la narrativa histórica alternativa

Este mes se cumplen setenta años de la primera edición de Misteriosa Buenos Aires, de Manuel Mujica Láinez. Por este aniversario, el tópico del mes en Libro de arena será la narrativa histórica. Comenzamos con esta nota en la que Belén González plantea los caminos que abre la historia contrafáctica en la literatura.

Por Belén González

Un relato histórico en una narración hecha de manera cronológica sobre algún acontecimiento relevante de la historia. Su foco puede estar puesto en uno o varios personajes, en una serie de sucesos, en un conflicto específico o en un período puntual.

Pero otra manera de abordar la historia es desde el enfoque de “¿Qué hubiera pasado si...?”. Esta es una pregunta que casi todos nos hemos planteado en algún momento de nuestra vida,  a propósito de las consecuencias derivadas de haber tomado una decisión diferente de aquella por la que en ese momento nos inclinamos.  Y que, por tanto, hubiese encaminado nuestra trayectoria vital posterior por un rumbo distinto en términos laborales, académicos, familiares, sentimentales, etc. Ya sea imaginando cambios trascendentales o puramente anecdóticos, la acción de reflexionar acerca de lo que podría haber ocurrido si los acontecimientos hubiesen sucedido de otro modo y de construir, en consecuencia, alternativas a nuestro pasado –y, en última instancia, a nuestro presente– parece ser un rasgo esencial de la consciencia humana.

Este tipo de reflexión constituye una fórmula a la que recurren tanto la investigación histórica como la creación artística y que, por ello, se plasma en dos tipos de aproximación muy diferentes: por un lado, ensayos académicos de carácter analítico, elaborados por historiadores y otros especialistas, y, por otro, discursos ficcionales que desarrollan tramas, escenarios y personajes bajo formas literarias, cinematográficas, dramáticas, etc. 


Este es el caso de "El monstruo del siglo" de los hermanos Fabián y Ariel Sevilla. La obra pertenece al género literario denominado “narrativa histórica alternativa”, que se caracteriza porque se desarrolla en un tiempo pasado real,  en el cual algún acontecimiento histórico se produce , por distintos motivos, de manera diferente a cómo en realidad ocurrió. En este caso el protagonista debe viajar al pasado ya que, por un desajuste temporal, desapareció de la historia uno de los viajes de prueba de la primera locomotora que funcionó en el país, acontecimiento que terminó en un descarrilamiento por exceso de la velocidad. Sin ese accidente, no se hubiera conocido que el transporte tenía un límite y hubiera retrasado todo el progreso que trajo el ferrocarril para la Argentina.


Una parte  constitutiva de la narrativa histórica alternativa es la participación de sujetos de ficción que interactúan con personajes que vivieron y participaron de los hechos reales. En "El monstruo del siglo" nada más ni nada menos que Bartolomé Mitre, Valentín Alsina, Dalmacio Vélez Sarsfield y los miembros de la Sociedad Camino de Hierro. 


Este caso en particular,  y la narrativa histórica en general,  nos permite conocer (y también cuestionar) el pasado desde una perspectiva innovadora. Resulta muy atractiva para los más chicos ya que también suele presentar elementos de la Ciencia Ficción más clásica: el viaje en el tiempo y tecnologías imposibles en la realidad, sumados a situaciones propias de los relatos de aventuras y suspenso.



El monstruo del siglo
Fabián Sevilla y Ariel Sevilla.
Ediciones Salim, 2019.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza