EL DIARIO DEL CAPITÁN ARSENIO (La máquina de volar)

Abrimos las reseñas de este mes con un anticipo de nuestro próximo invitado: Pablo Bernasconi* y su querible personaje el capitán Arsenio, el hombre que quiere volar. Una muestra más del vuelo imaginativo de nuestro autor.

Por Olga B. Kennedy**


El libro es una mezcla disparatada de imaginación, humor, belleza plástica y un tema tan atrapante como es el sueño de poder volar que tiene todo ser humano. Una breve biografía del capitán Arsenio nos cuenta de un personaje que vivió en el siglo XVIII y que después de probar distintas profesiones salta de capitán de barco a la obsesiva dedicación de inventar algo que lo hiciera pasar a la historia: una máquina de volar. ¿Cómo sabemos de su existencia? Su diario fue encontrado hace un tiempo, por casualidad y el libro cuenta pormenorizadamente anotaciones, bocetos y experiencias de seis de los diecisiete aparatos y sus poco exitosos resultados. Conoceremos entonces al Motocanario, la Cinta voladora, el Sacacorchóptero, el Submarinóptero, el Quemador de ilusiones y el Hamster trónic. Es una propuesta diferente, tanto en el plano del texto como de la ilustración. Los gráficos remiten a los de Leonardo Da Vinci y sus máquinas de volar y cada aparato es presentado con su nombre y una reflexión de Arsenio, las fechas desde 1783 a 1789 y una frase motivadora que se repite en cada uno de los proyectos: “NO PUEDO FALLAR”.

A página entera: “La máquina” y en las dos siguientes se despliega el “diario de vuelo” de cada experiencia, con el relato punto por punto del desarrollo y el desenlace, que siempre es sumamente peligroso y del que Arsenio sale bastante magullado. Al pie de cada diario de vuelo una nota del autor establece un diálogo con el lector comentando y reflexionando sobre cada intento. Las guardas no tienen desperdicio. En ellas están ilustradas bocetos en blanco y negro para la primera y dibujos de todas las máquinas de Arsenio, a color y realizadas con objetos de los más inverosímiles en las últimas, para seguir disfrutando de la historia y el personaje. Su pequeña nota al pie de la última solapa nos aclara: “Ningún animal fue maltratado durante la confección de este libro”.  Como nos tiene acostumbrados el autor, desde el humor, tiene muchos guiños a los adultos y su dedicatoria a sus padres no puede menos que sacarnos una tierna sonrisa: “A mi padre, que me enseñó a volar. A mi madre, que me enseñó a aterrizar”. 

Los inventos de Arsenio siempre fracasan de una manera desopilante y él logra sobrevivir. Así se presentan los seis “inocentes, exactos, desatinados y prodigiosos proyectos”. En el final, bajo el título ADIOS DESDE ABAJO nos cuenta cómo la historia de Arsenio se transformó en leyenda y nos sorprende con un dato que nos deja pensando. ¿Habrá conseguido volar alguna vez el Capitán Arsenio? Te invito a averiguarlo, lo disfrutarás.



*PABLO BERNASCONI:

Nació en Buenos Aires en 1973. Es diseñador gráfico egresado de la UBA, donde fue docente. Comenzó como ilustrador del diario Clarín y actualmente trabaja para diferentes publicaciones de todo el mundo. Ha publicado 20 libros infantiles como autor de texto de las ilustraciones: El brujo, el horrible y el libro rojo de los hechizos, Hipo no nada, El zoo de Joaquín, Cuero Negro Vaca Blanca, El sueño del pequeño Capitán Arsenio, El diario del Capitán Arsenio, Mentiras y moretones, El Infinito, etc., e ilustró más de 15 títulos de autores de diferentes nacionalidades.

Ha recibido numerosos galardones por sus trabajos: Zena Sutherland Award Best Children Book of the Year, 10 premios a la excelencia en la SND, medallas de plata y oro por su columna en el diario La Nación, elegido para representar a Argentina en los Premios Andersen de 2012-2018 (donde quedó como finalista), entre otros. Colaboró con infinidad de Organizaciones sociales durante los últimos 25 años, tales como ACNUR, UNICEF, INADI, AMIA, entre otras. Desde 2014 exhibe la muestra itinerante “Finales” por el país.  Actualmente vive en la ciudad de Bariloche, Rio Negro, Argentina.


** Olga Kennedy participa desde hace años del taller literario coordinado por la Prof. Ana Tripi  en la Biblioteca Popular Bartolomé Mitre de caseros, Prov. de Buenos Aires donde integró  la C. D. de la biblioteca.

Participó con sus escritos de tres antologías publicadas por el taller  y una de sus obras fue seleccionada por ACATREF para formar parte de un libro homenaje a Ernesto Sábato en 2014. También formó parte de otras tres antologías auspiciadas por la Municipalidad de Tres de Febrero.                             



El diario del Capitán Arsenio. La máquina de volar.
Pablo Bernasconi
Sudamericana, 2011.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza