Carnaval Maruki

Con esta nota de Mariana Baranchuk y Nora Viater, recordamos al poeta Daniel Maruki, que, entre otras cosas, fue protagonista de los carnavales porteños, sobre todo en los años 80.



Daniel Martucci, Maruki para la mayoría, incursionó en las letras carnavaleras para dos espectáculos: “Vuelta al ruedo” 1986/1987 y en “El Alma del Murgón” de la AgrupaSión Humorística La Tristeza” 1987, en esta última también participó como actor.


La glosa murguera no era su hábitat habitual de escritura pero se sumergió en ella para hacer confluir ideas (y praxis) política con estética. Maruki, nunca separó, forma y contenido; pensamiento y acción. Esa es su marca y su legado.


Ambos poemas son de la segunda mitad de los años ’80, varias libertades conquistadas tras la noche cívico-militar y todo lo que aún faltaba conquistar, reponer, revolver…


En ese marco el Carnaval es el Carnaval y también es metáfora. Es historia de negros traídos a América para ser esclavizados que, nostálgicos de su tierra, se reunían para evocar su música y, con diversas misturas, fue deviniendo en la expresión de “esos cuatro días locos que vamos a vivir”, “donde el noble y el villano bailan y se dan la mano sin importarles la facha”.


Se trata, una y otra vez, de la pelea de los sectores populares para imponer su propio Carnaval o, en los períodos de mayor represión, la resistencia contra el olvido.

 

Porque lo que siempre sostuvo Maruki en toda su escritura y en su vida es que volveremos al ruedo y no permitiremos que se caiga nunca más.

Baranchuk & Viater – Febrero 2021

Murgas de Maruki


El alma del murgón


Para espectáculo 

de la AgrupaSion Humorística La Tristeza



Donde quedaron aquellos carnavales
aquellas jodas que el nono nos contó
nos preguntamos querida concurrencia
los ha morido el tiempo o fue la represión.
Se fueron yendo acusados de insolencia
si se apagaron corridos a traición
no nos rindamos ante la prepotencia
hagamos nuestra el alma del murgón.
Vamo a despertar al viejo Momo
vamo a despertar al carnaval
aunque no nos alcance para un pomo
nos jugamo lo desatamo igual
que no se caiga, que no se caiga
que no se caiga no se caiga nunca más...


Vuelta al ruedo


Texto: Dani Maruki 

Música: Raúl Cela

Fragmento de Vuelta al ruedo Drama Murguero 

Dramaturgia y Puesta en Escena: Mariana Baranchuk



Ahora vamo a batirle

distinguida concurrencia

como inventamo esta murga

sin guita y con mucha ciencia


Señore voy a contar

lo que entonce sucedió

esto tipo se agarraron

pa dirigir el murgón


Casi se pudre el evento

y cae la policía

lo compañero peleaban

pa tener la hegemonía


Finalmente resolvimo

en una asamblea murguera

no respetamo batuta

vamo a repartir bandera


Porque sigue siendo tiempo

de alzar nuestras banderas

todos juntos les decimos

ta es su murga compañera


Hicimos esta Vuelta al Ruedo

que es un canto popular

los garrones que pasamos

no los vamos a olvidar


La gente tenga paciencia

aunque esto parezca triste

no nos pongamos nervioso

que la esperanza resiste


El cuento no es uno solo

la historia no busca calma

la escribiremo nosotro

aunque vayamos en cana


Volveremos, volveremos

volveremos a murguear

este ruedo es de nosotros

no lo vamos a entregar


Nora Viater es periodista, graduada de la escuela de periodismo TEA, se desempeñó en Página 12; Sur y Clarín a lo largo de mas de 25 años de trayectoria. Formó parte de diversos colectivos culturales. Es coautora de La Comunicación en los territorios y El rol del Periodismo en la restitución de identidades, ambas publicaciones de la Universidad Nacional de Quilmes.


Mariana Baranchuk es Licenciada en Ciencias de la Comunicación, Doctora en Comunicación por la Universidad Nacional de La Plat, y  Magister en Comunicación y Cultura por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Es además, periodista, docente universitaria (UBA, UNQUI, UNPAZ) y poeta. Es autora, junto con Vivian Elem de la biografía Stella Calloni. Periodismo, literatura y militancia. Cosas de mujeres.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza