Mayor y menor

Best seller de la historieta para niños, Mayor y menor, de Chanti, ya ha llegado a los ¡diecisiete volúmenes! Precisamente es este, el último, editado en abril de este año, el que reseñamos para acompañar la charla que tuvimos ayer con el autor.


Por Ana Sofía Vergara *


Esta historieta que va por la número 17 y se ha convertido en una  saga increíble, narra la vida de una familia con sus tres hijos pequeños, desde el punto de vista de los chicos, con “ojos de niño”. Situaciones de la vida cotidiana, cosas que ocurren en ella, contadas de una forma sencilla, llena de ternura, reflexiones y mucho humor. Un humor que también nos deja pensando.                                                                                                    

Están entre sus viñetas: la mamá, el papá, una abuela, Nacho que es el hermano mayor, Tobi que se convirtió en el del medio con la llegada de Lola, una pequeña que aún no habla con claridad, pero que se las trae. Completan la familia el perro Peluche y Nitus el gato. Todos juntos nos llevan a vivir en cada página grandes aventuras y nos aseguran la diversión.

En este número los hermanos tienen variados temas de conversación, entre tantos: la vida y la realidad, la imaginación y los juegos a la hora de comer. Tobi con la escuela, los recreos, un nuevo amigo, demasiado “sincero” para su gusto; los tipos de amistad, la maestra de siempre y la seño nueva: comparaciones y diferencias. Lola sigue creciendo, descubriendo todo a su alrededor, incluido los fantasmas con los cuales habla. Nacho aprende lengua de señas y arma un código secreto entre hermanos, en el que mejor no entren los papás, y pierde un poco la paciencia con Lola que aún no puede controlar sus dedos. Acá aprendemos todos con el abecedario de lengua de señas argentina. 

El perro extraña a los chicos que están en la escuela y no pueden jugar con él en el patio, lo pone melancólico el otoño. El gato lo vive distinto, pero lo escucha, se va acercando y comienzan a tener una relación más de compinches. Juntos reflexionan, filosofan sobre la vida de los animales y de los humanos, de por qué no hay un cielo para ellos cuando parten, una religión, un dios animal; y a estos planteos se les suma la tortuga para tratar de encontrar respuestas a sus conflictos existenciales.

Y así, llega fin de año y cada uno lo vive como puede. De los adultos hablo. Porque los niños y los animales “simplemente lo viven”.

Estos personajes y sus aventuras conquistaron mi corazón y me hicieron reír. Más no puedo pedir.                                                                                                                                                                    

* Ana Sofía Vergara es docente de primaria, recientemente jubilada. Ejerció su vocación los últimos diez años, orgullosa, en la Escuela Pública. Muy feliz de haber terminado el recorrido, en la Escuela 3 DE 15 “República de Costa Rica”.

Apasionada por la lectura y de convidar las palabras a los niños. Disfruta escribiendo y dibujando. Amante de los dragones, viajes y colores.


Mayor y menor 17
Chanti
Sudamericana, 2021.







Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza