La verdad

Olga Kennedy reseña para el Laboratorio de Análisis y Producción de LIJ un libro que nos acerca la verdad, como bien titula Olga, de cuatro historias de búsquedas, de identidad, de nietos y de encuentros. El Quien soy, libro coral, ganador del Gran Premio ALIJA de 2013.

Por Olga Kennedy*


Ser es existir.  ¿Y si un día llega alguien y te dice que no sos quien crees que sos? Sólo una mente enferma puede tratar de modificar tu vida, arrancarte de los brazos de quien te la dio. Entregarte, trasplantar tus raíces para que nada quede de tu ser… Esto sucedió en nuestro país. ¿Cómo contarles a los chicos la verdad de una parte negra de nuestra historia en la que a muchos niños, como ellos, les robaron su identidad?

Quien Soy (Relatos sobre identidad, nietos y reencuentros)

AUTORES:   Bombara - Singer / Rivera – Wernicke / Andruetto – Istvansch / Méndez -Bernasconi.

EDITORIAL: Calibroscopio. Buenos Aires, 2013.

Quien soy es un libro que reúne cuatro relatos basados en la historia de nietos recuperados. Congrega a ocho autores: cuatro escritores y cuatro ilustradores, de los más importantes de nuestra LIJ, quienes desarrollan los textos luego de entrevistas y charlas con los verdaderos protagonistas, víctimas de la última dictadura militar en la Argentina. La inspiración de cada dúo y la trastienda de esa elaboración tan original también es contada, después de cada relato bajo el título: “Cómo se escribió este cuento” y el lector accede a datos, fotografías y parte de las conversaciones de los autores con esas personas reales. El diseño en general es excelente, con una total armonía entre textos e ilustraciones y la variedad de estilos lo enriquece. La introducción realizada por el editor Walter Binder nos explica la razón del libro: que no es ni más ni menos que contar la verdad para comenzar a edificar sobre esa base un futuro mejor, más feliz y más justo y que esas historias ayuden a quienes aún hoy siguen con dudas sobre su identidad y compartir la incansable tarea de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo y la búsqueda inquebrantable de esos niños robados.

Los relatos: 

“Manuel no es Superman”, de Paula Bombara e Irene Singer.

La historia está narrada de manera sencilla, desordenada y sin filtro, como cuentan los niños. Las ilustraciones acompañan con una estética de cómic y plasman esa similitud que el pequeño narrador hace, en un principio, entre los orígenes de Superman y Manuel, el papá de su compañerita Martina, quien acaba de enterarse que es un nieto recuperado. También hay un juego de tamaños en los dibujos, graficando la tenebrosa supremacía del más fuerte, el apropiador. Un relato desde la ingenuidad de la niñez, emocionante y auténtico, que no calla los verdaderos nombres de “los villanos”.

“Sabés Athos”, de Iris Rivera y María Wernicke

La especial relación de una nena con Athos, su perro, al que le cuenta todo. Una apropiación, un desgarro, un abandono, una mamá postiza que la llena de amor y la verdad que al fin llega un día y divide su vida en dos. Bettina tiene ahora dos madres, dos nombres, dos ciudades, dos perros y la indefensión de una niña de ocho años ante la absurda decisión de los mayores. Athos es el silente testigo, mientras la nena se mira al espejo y ya no sabe si es Bettina o Candela (¿o las dos?). Ilustran la historia dibujos de trazos suaves e ingenuos, con fondos pasteles que “cuentan” sentimientos.

“Los hermanos”, de María Teresa Andruetto e Istvansch

Dos hermanos tomados de la mano, con miedo, en un auto extraño rumbo a la separación. Así comienza la historia de Marcelo y Victoria contada con la tristeza del desamparo. Cada uno en diferentes ciudades, con familias distintas, con el solo recuerdo de dos manitos entrelazadas y el miedo… Una escenificación blanca y fría, la soledad en tridimensión, un collage de sensaciones, al estilo Istvansch, y un final a todo color.

“Querido Melli”, de Mario Méndez y Pablo Bernasconi

Una carta dirigida a un hermano mellizo del cual no se sabe su destino. Una hermana que se pregunta si algún día llegarán a conocerse, si por fin, algún día tendrán la oportunidad de encontrarse, de tomar unos mates juntos y saber qué fue de su vida. Sabrina, interpretada por la pluma de Mario Méndez, cuenta la suya. Durante días retoma el escrito y narra su cotidianidad, para acercarse y compartir sus cosas. Ganar el tiempo perdido durante treinta años en los que pensaba que era hija única. Detalla lo que pudo averiguar de la historia de amor y lucha de sus padres, el reencuentro con Sebastián, el hermano mayor de ambos que conoció hace poco, y un solo deseo para él: Que haya sido feliz…Una carta que refleja la alegría de la identidad recuperada y la emocionada esperanza de que llegue a su destinatario. Las ilustraciones muestran a una Sabrina buscando a “su mitad” y representan el doloroso relato del derrotero que siguieron sus padres. 

Un libro con historias “de verdad”, identidad y reencuentros.

                                                                                                                        

* Olga Kennedy participa desde hace años del taller literario coordinado por la Prof. Ana Tripi  en la Biblioteca Popular Bartolomé Mitre de caseros, Prov. de Buenos Aires donde integró  la C. D. de la biblioteca.

Participó con sus escritos de tres antologías publicadas por el taller y una de sus obras fue seleccionada por ACATREF para formar parte de un libro homenaje a Ernesto Sábato en 2014. También formó parte de otras tres antologías auspiciadas por la Municipalidad de Tres de Febrero.


Quien Soy. Relatos sobre identidad, nietos y reencuentros.
Bombara - Singer / Rivera - Wernicke / Andruetto - Istvansch / Méndez - Bernasconi.
Calibroscopio, 2013.


                 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza