A cuatro manos

Laura Inés Gutman reseña de una manera muy original, como con un contrapunto musical, la novela Quizás en el tren que, como bien dice el título, fuera escrita a cuatro manos por Andrea Ferrari y Martín Blasco.


Por Laura Inés Gutman*


Hace algunos años pude presenciar un ensayo de la pieza de Ravel para piano a cuatro manos “Mi madre la Oca”, inspirada en “Los cuentos de mamá ganso”, de Charles Perrault. 

Con el subtítulo de Cinco piezas infantiles, la suite está integrada por los siguientes números: Pavana de la Bella Durmiente, Pulgarcito, Emperatriz de las Pagodas, Conversación de la Bella y la Bestia y El Jardín encantado. 

En el momento más prestigioso de su carrera el propio Ravel escribió: “La idea de evocar en estas piezas la poesía de la infancia me llevó naturalmente a simplificar mi estilo y refinar mis medios de expresión”.

Recuerdo el impacto que me causó la sincronización de la pieza, la escucha en el diálogo de esas cuatro manos, la simpleza casi oriental de la composición y la sonoridad cargada de imágenes.

La sencillez y luminosidad que se va desplegando en la escritura de Quizás en el tren, de Martín Blasco y Andrea Ferrari, me recordó esa interpretación de la pieza de Ravel.

Las dos voces que se despliegan en la escritura van hilvanando la trama sin perder identidad.

Los personajes están intentando escaparle al destino cuando entrelazados por el azar encuentran el instante del cruce.  

Una novela de encuentros y desencuentros, delicada y meticulosa, pero sobre todo íntima. 

Hay un momento de la vida en que todos nos sentimos extranjeros. 

Un poco fuera de foco. Sin lazos significativos con el presente o con el pasado. 

Algo que nos permita vislumbrar el futuro.

En ese precioso y no preciso momento, si nos escuchamos, puede que suceda algo, quizás en el tren.


* Laura Inés Gutman, intérprete titiritera y de música popular. Licenciada por la UNA en Artes del Movimiento. Egresada del Teatro Colón en Regiè y de la Escuela de titiriteros del Teatro San Martín. Docente universitaria en la Licenciatura en Musicoterapia UBA.



Quizás en el tren
Martín Blasco y Andrea Ferrari
Loqueleo, 2017.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza