Donde nace la lengua siempre es juego

En el juego que no puede faltar en la infancia está la música y la canción, el canto que se hace cuento y ritmo, la poesía: donde nace la lengua y se recrea cada vez. Coplas, nanas, trabalenguas, rimas, adivinanzas dejan jugar con el absurdo, el humor, la ironía. El sentido corre por las palabras y como en Alicia en el país de las maravillas jamás se deja atrapar, siempre en la línea de fuga propone el juego de una persecución infinita, que los niños entienden muy bien y saben jugar. La serie semanal de vacaciones de invierno que publica Libro de arena propone una selección de poemas de variados autores y temas, para leer junto con los chicos y como puntapié para crear nuevos.



“La poesía no alude más que a sí misma,
sopla donde quiere y es preferible que no forme parte
del temario sino del recreo, que se integre más
en el juego que en la instrucción”.
María E.Walsh

En el artículo “En busca de la poesía perdida”, Liliana Cinetto dice que Marc Soriano en su libro La literatura para niños y jóvenes, señala la etimología de la palabra poesía, que proviene del griego poiein y significa hacer, crear. “El poeta impone su visión personal por la fuerza y la belleza de sus imágenes, vuelve a crear los vínculos entre los seres y las cosas y el niño que descubre el mundo se encuentra en la misma situación, los lazos que entabla tienen idéntica sinceridad e idéntica singularidad.”
“Una de las razones que explican los lazos secretos y entrañables que unen a los niños con la poesía es que constituye el primer contacto que tienen con la literatura, a través de las canciones de cuna, las nanas, los juegos de palabras, las rondas, las retahílas... La gran mayoría de madres y abuelas les cantan a los bebés, que son cautivados con el ritmo y la musicalidad de las palabras,aun cuando su mente no puede comprender significados”. Liliana Cinetto.
La poesía es un lenguaje divergente, de aperturas, de sugerencias, de exploración, de sonidos y ritmos; permite a los chicos un encuentro diferente con la palabra, un  acercamiento estético, enriquecedor de sus sensaciones y emociones, disparador de su
fantasía, de su creatividad. Apela a los sentidos más que a la razón, juega con la plurisignificación. Punto de encuentro entre grandes y chicos, brinda laposibilidad
de incluir los aportes de las familias para recuperar así el bagaje poético tal vez  olvidado, compartiendo una tarea gratificante y emotiva.



Palabras
Gianni Rodari

Tenemos palabras para vender,
palabras para comprar,
palabras para hacer palabras.
Vayamos juntos a buscar
las palabras para pensar.
Tenemos palabras para fingir,
palabras para herir,
palabras para hacer cosquillas.
Vayamos juntos a buscar
las palabras para pensar.
Tenemos palabras para llorar,
palabras para callar,
palabras para hacer ruido.
Vayamos juntos a buscar
las palabras para pensar.


Coplas de amor
Laura Devetach. Laura Roldán

Las 1001 del garbanzo peligroso; Libros del Quirquincho
Dime cómo te llamas,
para quererte,
porque no puedo amarte,
sin conocerte.
Las naranjas y las limas
en el árbol se maduran,
los ojitos que se quieren
desde lejos se saludan.
Una vez te dije
que eras bonita,
se te puso la cara
coloradita.
Amarillo es el oro,
blanca es la plata,
y negros los ojitos
que a mí me matan.
Quisiera ser solecito,
para entrar por tu ventana
y darte los buenos días,
acostadita en tu cama.
108
La linternita de mi alma
se me está oscureciendo,
la culpa la tienes tú,
desde que te estoy queriendo.
Cuando te veo venir,
le digo a mi corazón:
¡qué bonita piedrecita
para darme un tropezón!
Por la mar de tu pelo
navega un peine,
con las olitas que hace
mi amor se duerme.
Eres alta y delgadita,
y así como eres te quiero,
pareces amapolita
cortada en el mes de Enero.
Desde mi casa a la tuya
no hay más que un paso,
desde la tuya a la mía,
¡ay, qué camino tan largo!

Este es un grillo, éste es un gallo
Eduardo González Lanuza

Este es un grillo, éste es un gallo,
éste es mi niño montado a caballo.
Esta es una rosa, éste es el clavel,
ésta es mi niña bordando un mantel.
Esta es la luna, éste es el lucero,
éste es mi niño en el mar marinero.
Esta que canta es la pájara-pinta,
ésta es mi niña que se ata una cinta.
Esta es una espiga, éste es un manzano,
Éstos son mis niños que van de la mano.

Ciempiés
Liliana Cinetto

Un ciempiés que vivía en Misiones
llegaba tarde a todas las reuniones.
Le llevaba un buen rato
ponerse los zapatos
y anudarse uno a uno los cordones.

Para dormir a un elefante
Para dormir a un elefante
Se necesita un chupete grande,
Un sonajero de coco
Y saber cantar un poco.
Para dormir,
Para dormir...
Para dormir a un elefante...
Si se despierta de noche,
Sacalo a pasear en coche
Si se despierta de madrugada,
Acomodale bien la almohada.

Los pingüinos
María Elena Walsh

Siempre de frac y con zapatos finos,
no parece que fueran argentinos.
¿Por qué, por qué será
que no usan chiripá
ni poncho ni alpargatas los pingüinos?

La Luna se va al Zoológico
Beatriz Ferro

La luna se va al Zoológico,
la luna se va en un coche,
pero por más que se apura
la luna llega de noche.
El león duerme y no la ve,
el elefante dormita,
los monos están soñando;
nadie sabe que hay visitas.
La jirafa se ha dormido
sobre una almohada muy larga,
y el bebé hipopotamito
en una gran cuna de agua.
Sólo el oso ve a la luna:
le dice adiós con la pata,
y la luna le regala
un anillito de plata.

Juguetes
Baldomero Fernández Moreno

Tenemos un automóvil,
un cochecito, un tambor...
si nos cansamos, jugamos
con la luna y el sol.

En la palabra Zoológico
Elsa Bornemann

En la palabra Zoológico...
hay un Zorrino insolente,
dos Osos blancos enanos,
un León flaco, con lentes,
un Oso calvo, africano,
un Gorila impertinente,
una Iguana nadadora,
una Cebra peleadora
y otro Oso negro, sin dientes...
Debiera estar enjaulada:
¡Es palabra peligrosa!
La gente no nota nada...

la deja suelta...¡Qué cosa!

Extraído de: Vení que te cuento, Antología del cuento infantil, Buenos Aires, Edit. Latina, 2004.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Liliana Cinetto: "Puedo estar sin narrar, pero no puedo estar sin escribir."

Juan Rulfo. Narrar la muerte

Lewis a través de la lente