Fragmento de Contame que te cuento, en "Todo lo que necesitás saber sobre Literatura para la infancia", de María Luján Picabea

Además de ser un objeto en el que la conjunción de lenguajes produce en los receptores diferentes modalidades de gozo estético, el libro álbum es valorado por los críticos, debido a su singularidad. Libro de Arena comparte un fragmento de la apreciación que hace María Lujan Picabea acerca de los libros álbum, el Capítulo 20 de su libro Todo lo que necesitás saber sobre Literatura para la Infancia, un interesante trabajo destinado fundamentalmente a los mediadores de lectura. 

“Los libros álbum ponen en juego no solo el placer intelectual sino también el estético, al tiempo que acarician el nervio emocional.
De pie en una librería de Vila Crespo, con el sol del mediodía reventando en las ventanas, , ella se detiene escasos minutos en un álbum pequeño, de hojas blancas y líneas despojadas; da vuelta una página, otra, una más, y sigue. Todas se parecen bastante a la que la rpecede, pero hay una  carga que se va haciendo más pesada y que comienza a colgársele de los hombros. Sobre el final ella siente que los vellos del cuerpo se le erizan y un repentino temblor la sacude; se siente afortunada de poder experimentarlo.
Mirar no es fácil. Es un ejercicio que compromete la habilidad de interpretar y pensar en términos de imágenes, pero también relacionar esas figuras con experiencias pasadas, y conectarlas con la propia vida, para extraer de ellas un significado completo.
En el primer capítulo de La otra lectura, el escritor, ilustrador y editor Itsvan Schritter invita:
Tome un libro ilustrado para chicos. Cualquiera sea, el que más le guste. Pequeño o grande. Largo o corto. En colores o en blanco y negro. Lujoso o de bolsillo. Hojéelo. Véalo. Léalo. Delo vuelta. Manoséelo. Huélalo. Desempolve su niñez, refresque sus gustos, alerte su mirada, transparente su corazón, métase en ese mundo, relájese, siéntase libre, disfrute.
De eso se trata, de apropiarse de ese objeto bello y mágico en el que se entraman varios saberes y disciplinas, y narrativas al servicio de una experiencia, una comprensión, un hecho estético y cultural.
Los niños pueden “leer” las imágenes y objetos que ellos mismos producen, las que producen sus pares, y también las que han producido artistas y hombres de distintos tiempos y culturas”, comenta la educadora Mariana Spravkin. Y es que los más pequeños crecen en un mundo de estímulos visuales, por encima de todo, que deben aprender a ordenar, decodificar, y clasificar para ahuyentar el caos. La secuencia narrativa que propone un libro es como un hilo con varios nudos de los cuales es posible agarrarse para subir una cuesta.
Si les cuentan cuentos desde muy chicos, aun antes de que aprendan a leer, los pequeños imitarán el gesto de contar, pasar páginas y narrar lo que sucede en ellas. Allí reside la clave de estos libros que se expresan en dos o más lenguajes, y que producen tensiones, ritmos y silencios entre el discurso de la escritura y el de las imágenes.
Así lo resume Schritter:
Los libros para chicos ofrecen una oportunidad única de abrirse a una multiplicidad de discursos. Y el de la imagen no debe ser desdeñado. A la par del texto, creando nuevos relatos, fundando nuevas lecturas, uniéndose en un todo de sentido, jugando desde la página o desde el objeto mismo, desafían, convidan o comprometen con todas las lecturas posibles, a resolver, apostar, crear desde el lugar del lector”.  
Como afirman las docentes e investigadoras Mariel Rabasa y María Marcela Ramírez, los libros álbum rompen con la norma literaria y se acercan más a otras narrativas como la del cine, la historieta y la publicidad. La clave, en todo caso, es darle al lector el tiempo  necesario para ensamblar ambos lenguajes, contrastarlos, ponerlos a jugar, y apropiarse de las distintas líneas hacia las cuales se proyectan.
Así lo expresa con precisión En el país de los libros, de Quint Buchholz, un álbum que es  casi una oda a la lectura y sus formas, los pasajes a tierras distantes, miradores a los sueños, a veces cobijo, a veces afrenta, pero siempre una provocación, un ataúd, semilla o fruto, y en cada caso, compañía.




Todo lo que necesitás saber sobre Literatura para la Infancia
María Luján Picabea
Buenos Aires, Paidós, 
Col. “Todo saber”, 2016

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza