La Grasita

El nuevo libro de Mercedes Pérez Sabbi se enfoca en uno de los hechos históricos menos nombrados en la literatura para niños y jóvenes: el bombardeo de 1955.

La grasita
 Mercedes Pérez Sabbi
Ilustraciones de Raquel Cané
Editorial Comunic-Arte, 2021.

Por Laura Ávila

Clarita es una niña que vive en un pueblo muy chico del interior de Buenos Aires, Maizoro. El mundo para ella es emocionante.  Vive sus amistades, se pregunta por el amor y la muerte, atraviesa las andanzas del borde de su adolescencia con alegría. Su cómplice en todo es su tía Dorita, una mujer muy joven que quiere irse a la ciudad para ser una artista de cine.

Con un aire a una película de Favio, Mercedes Pérez Sabbi construye el fresco de un país histórico, el de aquellos días de antes del golpe de 1955. Los climas de La Grasita están logrados a base de investigación rigurosa y de apelación a los sentimientos más vívidos. En primera persona, Clarita cuenta impresiones, vivencias que se graban en el corazón de una chica que ingresa de a poco en el mundo adulto.

Lo más íntimo y delicado es el tono con que la autora entrelaza las aventuras cotidianas de Clarita con los momentos del país. Su devenir hacia la adultez también es acercarse a un paisaje de sombras, donde un acontecimiento atroz puede cambiar el rumbo de muchas vidas. Con una pluma tierna, dolorida y lúcida, Mercedes logra contar el terrible momento de los aviones tapando el sol de los días más felices de sus protagonistas.

Esta edición hermosa de Comunicarte cuenta con las ilustraciones de Raquel Cané. Con trazos sutiles, la artista va contando en imágenes la trasformación de una infancia y de su época. Tiene en cuenta detalles hermosos: -el tapadito de la grasita, sus muñecas, sus juguetes, su pequeño mundo- y lo comparte con los lectores. Su trabajo está tan en línea con el texto, que el resultado final  podría interpretarse como un libro álbum, en donde los momentos en off del relato escrito quedan recuperados en los dibujos.

Entre estas páginas hay humor, cine argentino de la época de oro, mucha radio y melodrama, la oposición entre la provincia y la ciudad, cierto conocimiento transmitido puertas adentro de cómo ser una mujer de esa época. Pero también existe la apropiación de una palabra que se vuelve conciencia de clase, un orgullo recogido como un clavel del aire que se prende para siempre en la pechera de un vestido de percal.

La pluma honesta, divertida y mágica de Mercedes Pérez Sabbi es apta para todos los públicos. La Grasita es un viaje que ejercita la memoria, una denuncia que refresca un episodio poco recuperado de la memoria de los pueblos,  un diario de rituales femeninos, un libro para grandes y chicos.

En la subjetividad de la que cuenta la historia se describen las contiendas de un país que siempre busca ser feliz. No hay malos, no hay buenos, hay gente dividida por una fractura espantosa que atraviesa sus días.

Clarita es un personaje pícaro, crítico, que tiene ganas de encontrarle los resortes a ese mundo difícil que le toca vivir.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza