ALACRANA PARA ARMAR – RA GUYA´ TI MEUXUBI RO´

Débora Pert vuelve a reseñar una obra de nuestra próxima invitada, Graciela Bialet. En este caso, un libro publicado en una particular edición bilingüe. A pocos días del 12 de octubre, fecha que en otros países se conmemora como un día de resistencia, viene muy a cuento hablar de un libro que respeta las lenguas originarias.

Alacrana para armar -Ra guya´ ti meuxubi ro´
Graciela Bialet, Istvansch.
 Editorial La Bohemia, 2014.



Por Débora Pert*


Alacrana para armar -Ra guya´ ti meuxubi ro´ es uno de los cinco libros que forman parte de la Colección Comunidades. Desde Ediciones Macma nos cuentan que esta colección “publica relatos tradicionales de las culturas que han sufrido importantes migraciones recientemente. El objetivo es convidar a los lectores de habla hispana con otras culturas. Porque solo se ama lo que se comprende, y solo se comprende lo que se conoce”. Es una edición bilingüe zapoteca-castellano.

“Me comí a mi mama.

 Me comí a mi mamá.

 Dicho así suena feo. Parece un sacrilegio. Pero déjenme que 

 les cuente la historia y verán que hay otras maneras de entender

 lo que sucedió”.


La alacrana nos cuenta de la lluvia de meteoritos que sucedió hace muchísimos años, de las calamidades naturales que produjo, de lo que les pasó a los animales y cómo los alacranes se transformaron. Al parar la lluvia, rejuntaron con barro sus trozos de cuerpo y una iguana lo rebautizó “Meu´xubi”. Empezó a mover lentamente. Luego tuvo hijos, nietos, bisnietos y choznos. Cada vez más bonitos, menos pegoteados y más vistosos. Pero ante cualquier amenaza, pican, muerden, arañan. Aunque sea a su propia madre. 


Un delicioso texto de Graciela Bialet y como siempre las ilustraciones de Istvansch nos invitan a mirarlas una y otra vez. Un libro diferente, para disfrutar.


* Débora Pert es narradora de cuentos. Coordinadora del Sector Infantil y Juvenil en la Biblioteca Popular Sudestada. Coordinadora del Rincón de Libros en la ONG Leamos un Libro. Escribió “El ovillo de Ariadna”, publicado por la Editorial Muchas Nueces.


                                             


Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza