EL QUE NADA NO SE AHOGA

Nuestra compañera Olga nos deja esta reseña de un libro de nuestra ayer invitada Graciela Bialet*, El que nada no se ahoga, hermosa historia ilustrada por Hebe Gardes y editada por Comunicarte, editorial tan cordobesa como Graciela, para su Colección Bicho Bolita.

El que nada no se ahoga.
Graciela Bialet. Ilustraciones de Hebe Gardes.
Comunicarte, 2012.


Por Olga B. Kennedy**


En once “burbujas”, o capítulos, se narra la historia de Saipé, un pez muy especial, ¡que nada al revés!  La vida en el río transcurre entre juegos y aprendizaje, acompañado por sus padres. Papá le ayuda a orientarse para no chocar, nadando al contrario de todos los demás peces, mamá asegurando que algún día lo hará hacia adelante, y si no fuera así, todo andará bien de todos modos.

El que nada no se ahoga toca con mucha ternura la aceptación al ser diferente y lo importante de sobreponerse a eso y vencer los miedos hasta obtener lo deseado.

Saipé logra el sueño de regalarle a mamá el mejor espejito de mica, aunque para ello deba sortear obstáculos, perder cosas en el camino y huir de la encerrona que le realiza “La bigotuda del agua”, que siempre lo molesta y anda al acecho, pero su valentía tiene premio y por primera vez puede nadar hacia adelante (como casi todos los peces) para zafar de La bigotuda, recordando las palabras de su padre: “El que nada no se ahoga”.

“Cada pez es como es”, “Se nada como se puede”, “Espejos para una sonrisa”, “Estrellado”, “Perseguido”, “Paralizado”, “Acorralado”, “Más fuerte que el miedo”, “La huida perfecta”, “El espejo más bonito del mundo” y “Correr y jugar”, son los títulos que anteceden a cada capítulo de esta tierna historia. Un libro para leerles a los más pequeños y dialogar acerca de los temores y el valor de las palabras.



*GRACIELA BIALET: nació en Córdoba, Argentina, en 1955. Estudió Comunicación Social, Licenciatura en Educación y Maestría en Promoción de la Lectura y la Literatura Infantil. Abordó diversos géneros en la literatura infantil juvenil, la novela, el ensayo y textos pedagógicos. Entre sus obras se destacan: Si tu signo no es cáncer, El jamón del sándwich, Medio blanco, medio negro, Los sapos de la memoria, etc. Ha recibido numerosas distinciones por su producción pedagógica y su obra literaria, entre ellas de Fundalectura y Amnistía Internacional.


** Olga Kennedy participa desde hace años del taller literario coordinado por la Prof. Ana Tripi  en la Biblioteca Popular Bartolomé Mitre de caseros, Prov. de Buenos Aires donde es asidua colaboradora de la biblioteca.

Participó con sus escritos de tres antologías publicadas por el taller  y una de sus obras fue seleccionada por ACATREF para formar parte de un libro homenaje a Ernesto Sábato en 2014. También formó parte de otras tres antologías auspiciadas por la Municipalidad de Tres de Febrero.                             


Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza