110 años del nacimiento de José María Contursi

El pasado domingo 31 de octubre se cumplieron 110 años del nacimiento de José María Contursi, una de las grandes voces poéticas del tango. En los dos tangos que compartimos para recordarlo, se advierte el tono de melancolía que caracteriza su producción lírica.




Gricel 

No debí pensar jamás

en lograr tu corazón

y sin embargo te busqué

hasta que un día te encontré

y con mis besos te aturdí

sin importarme que eras buena...

Tu ilusión fue de cristal,

se rompió cuando partí

pues nunca, nunca más volví…

¡Qué amarga fue tu pena!


“No te olvides de mí,

de tu Gricel”,

me dijiste al besar

el Cristo aquel

y hoy que vivo enloquecido

porque no te olvidé

ni te acuerdas de mí...

¡Gricel! ¡Gricel!


Me faltó después tu voz

y el calor de tu mirar

y como un loco te busqué

pero ya nunca te encontré

y en otros besos me aturdí…

¡Mi vida toda fue un engaño!

¿Qué será, Gricel, de mí?

Se cumplió la ley de Dios

porque sus culpas ya pagó

quien te hizo tanto daño.


https://www.youtube.com/watch?v=kOJzPVQikm4


Como dos extraños 


Me acobardó la soledad
Y el miedo enorme de morir lejos de ti
Qué ganas tuve de llorar sintiendo junto a mí
La burla de la realidad


Y el corazón me suplicó
Que te buscara y que le diera su querer
Me lo pedía el corazón y entonces te busqué
Creyéndote mi salvación


Y ahora que estoy frente a ti
Parecemos, ya ves, dos extraños
Lección que por fin aprendí
Cómo cambian las cosas, los años


Angustia de saber, muertas ya
La ilusión y la fe
Perdón si me ves lagrimear
Los recuerdos me han hecho mal


Palideció la luz del sol
Al escucharte, fríamente, conversar
Fue tan distinto nuestro amor
Y duele comprobar que todo, todo terminó


Qué gran error volverte a ver
Para llevarme destrozado el corazón
Son mil fantasmas, al volver, burlándose de mí
Las horas de ese muerto ayer


Y ahora que estoy frente a ti
Parecemos, ya ves, dos extraños
Lección que por fin aprendí
Cómo cambian las cosas, los años


Angustia de saber, muertas ya
La ilusión y la fe
Perdón si me ves lagrimear
Los recuerdos me han hecho mal






Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza