El caso del robo al correo



"Simón no se acordó de llamarlo a Polo, comió en silencio y rápido, explicó que tenía mucho sueño y no participó de la sobremesa, así que no se enteró de que en quince días saldrían de vacaciones. Recién la mañana siguiente supo por Martín que el papá estaba harto de la playa y que con la mamá habían elegido ir a Sierra de La Ventana. Los relatos de los paisajes y la idea de escalar con Picado Grueso hasta el agujerito ese habían hecho que Martín se olvidara olímpicamente de la S.D.P. y de su glorioso futuro de agente 004."

Fragmento de El caso del robo al correo, de Jorge Grubissich, Amauta.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza