Pozos profundos



"Sally le contó algo que no le había contado nunca a nadie. Le contó cuánto la atraían las islas remotas. No las islas de Hawai, ni las Canarias, ni las Hébridas, ni las islas griegas, adonde quería ir todo el mundo, sino las islas pequeñas y desconocidas de las que no se hablaba y a las que raramente iba nadie: Ascensión, Tristán de Acuña, las islas Chatham, la isla de Navidad, la isla Desolación y las Feroe. Kent y ella empezaron a recoger todos los datos que pudieron encontrar sobre esos sitios, sin inventarse nada, Y sin contarle a Alex lo que estaban haciendo.
-Pensaría que estamos mal de la cabeza- decía Sally.
El principal orgullo de la isla Desolación consistía en una hortaliza de gran antigüedad, una col única. Se imaginaron ceremonias para rendirle culto, trajes, desfiles de coles en su honor."


Fragmento de “Pozos profundos” en Demasiada felicidad, de Alice Munro.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

“Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, por Ricardo Piglia

No hay más que candados para Helena, de Esteban Valentino

3155 o El número de la tristeza