Rafael Alberti en Buenos Aires


Cuando finalizó la Guerra Civil Española, muchos escritores eligieron el camino del exilio. La diáspora de intelectuales españoles, se extendió por toda América Latina y la Argentina fue uno de los destinos elegidos. A Buenos Aires ya había llegado el editor Gonzalo Losada en 1938. Su catálogo incluyó a todos los exiliados del franquismo. Rafael Alberti y su esposa de entonces, la escritora María Teresa León, pasaron por París y llegaron a Buenos Aires en 1940. La producción poética del Alberti en el exilio, fue publicada por Editorial Losada. En Baladas y Canciones del Paraná, publicado en 1954, incluyó su gran homenaje poético a Federico García Lorca, “Balada del que nunca fue a Granada”. Rafael Alberti conoció la ciudad de Granada, en 1980, años después de la muerte de Franco. Libro de Arena comparte hoy este hermoso poema. 



“Balada del que nunca fue a Granada”

Qué lejos por mares, campos y montañas!
Ya otros soles miran mi cabeza cana. Nunca fui a Granada.
Mi cabeza cana, los años perdidos.
Quiero hallar los viejos, borrados caminos.
Nunca vi Granada.

Dadle un ramo verde de luz a mi mano.
Una rienda corta y un galope largo.
Nunca entré en Granada.
¿Qué gente enemiga puebla sus adarves?
¿Quién los claros ecos libres de sus aires?
Nunca fui a Granada.

¿Quién hoy sus jardines aprisiona y pone
cadenas al habla de sus surtidores?
Nunca vi Granada.

Venid los que nunca fuisteis a Granada.
Hay sangre caída, sangre que me llama.
Nunca entré en Granada.

Hay sangre caída del mejor hermano.
Sangre por los mirtos y aguas de los patios.
Nunca fui a Granada.

Del mejor amigo, por los arrayanes.
Sangre por el Darro, por el Genil sangre.
Nunca vi Granada.

Si altas son las torres, el valor es alto.
Venid por montañas, por mares y campos.
Entraré en Granada.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

El libro "Cuentos de la selva", de Horacio Quiroga, cumple sus 100 años de su primera publicación

Liliana Bodoc: "Todos sabemos lo que nos pasa cuando un libro nos enamora. "

La ilustración toma la palabra